Lo Último

Con la tecla Ctrl presionada, pulsa el signo menos para reducir el tamaño del blog.

Los aficionados ya pueden escribir sobre astronomía. Date de alta como Autor en Universo Mágico Público.

Nuevo! si eres profesional de la astronomía, regístrate como autor en Astrofotographers. Estrenamos Blog!!

Comunidades de Astronomía en Google Plus: Universo Mágico - Astronomy Lab - Space Roads

Grupos de Astronomía en en Facebook: Astronomy & Space Exploration y Universo Mágico

Colecciones de Google Plus sobre el Universo: Astronomía en fotos - Astronomía en vídeo
Mostrando entradas con la etiqueta Cúmulos estelares. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cúmulos estelares. Mostrar todas las entradas

✨Vista estelar de Westerlund 2

Miércoles 8 de Marzo de 2017




Esta imagen del Observatorio de rayos X Chandra muestra Westerlund 2, un cúmulo de estrellas jóvenes con una edad estimada de aproximadamente uno o dos millones de años. Hasta hace poco se sabía poco acerca de este grupo, ya que está muy oscurecido por el polvo y el gas. Sin embargo, con las observaciones infrarrojas y de rayos X se supera este oscurecimiento y las estrellas se hacen visibles. Westerlund 2 se ha convertido y considerado como uno de los grupos más interesantes estrellas en la Vía Láctea. Contiene algunas de las estrellas más calientes, más brillantes y más masivas conocidas. Esta imagen de Chandra de Westerlund 2 muestra rayos X de baja energía, los rayos X de energía intermedia son de color rojo, y los rayos X de alta energía en color azul. La imagen muestra una muy alta densidad de estrellas masivas que son brillantes en rayos X, además de la emisión de rayos X difusa.

Un sistema doble de estrellas increíblemente masivo llamado WR20a, es visible como el punto de color amarillo brillante justo debajo y a la derecha del centro del cúmulo. Este sistema contiene estrellas con masas de 82 y 83 veces la del Sol. Las densas corrientes de materia eyectadas de manera constante por estas dos estrellas masivas, llamadas vientos estelares, chocan entre sí y producen una gran cantidad de emisión de rayos X. Esta colisión se ve desde diferentes ángulos, como las estrellas orbitan alrededor de la otra cada 3,7 días. Varias otras fuentes luminosas de rayos X también pueden mostrar evidencia de las colisiones entre los vientos en sistemas binarios masivos.


Crédito:    NASA / CXC / Univ. de Liège / Y. Naze

✨Nebulosa Gabriela Mistral por Diego Colonnello

Viernes 17 de Febrero de 2017




Estrenamos colaboración en Universo Mágico, en ésta ocasión el astrofotógrafo Diego colonnello nos permite publicar las imágenes de su página web Diego Astrophotos, de la que recogimos una bella imagen de NGC 3372, también llamada la nebulosa Gabriela Mistral. En la imagen la nebulosa aparece acompañada del cúmulo abierto NGC 3324 que se sitúa a 7.560 años luz de la Tierra, muy cerca de la nebulosa Carina. Los dos objetos estrechamente relacionados se confunden en ocasiones como uno sólo, y juntos reciben el nombre de Gabriela Mistral Nebulosa, debido a su parecido con el famoso poeta chileno, el borde de la pared de gas y polvo de la derecha tiene un gran parecido con un rostro humano de perfil, con la protuberancia central en la que se ve la forma de una nariz. Un rico depósito de gas y polvo en la región de NGC 3324 alimentó un estallido de formación estelar allí hace varios millones de años y dio lugar a la creación de varias estrellas jóvenes muy calientes. Los vientos estelares y la intensa radiación de estas estrellas jóvenes la han inflado y han abierto un hueco en el gas circundante y el polvo. Esto es más evidente en la pared de material se ve a la derecha de la nebulosa.

La radiación ultravioleta de las estrellas jóvenes y calientes elimina los electrones de los átomos de hidrógeno, que son recapturados de nuevo, lo que lleva a un característico borde resplandeciente de color carmesí debido a la cascada de electrones a través de los niveles de energía. Otros colores provienen de otros elementos, con el brillo característico de oxígeno doblemente ionizado haciendo que las partes centrales aparecen de color amarillo verdoso. NGC 3324 fue catalogado por primera vez por James Dunlop en el año 1826. La imagen fue tomada por Diego con su telescopio Newtoniano de 8 pulgadas en banda estrecha completa Ha, SII y OIII desde su residencia en Melbourne, Australia. Se combinaron 3 fotografías de 2 horas de duración cada una, combinando varias exposiciones en cada filtro, el resultado del procesado ha sido excelente.

✨El cúmulo dorado Trumpler 5

Martes 24 de Enero de 2017




En ésta imagen podemos contemplar un tesoro cósmico, tomada y procesada por Lynn Hilborn y expuesta en su web Night Over Ontario Observatory, vemos las estrellas doradas del antigüo cúmulo estelar Trumpler 5. A medida que envejecen, los cúmulos abiertos de estrellas comienzan a perder su identidad, ésto es debido en parte a que los miembros más brillantes tienden a autodestruirse como supernovas, y aunque los miembros del grupo comparten un movimiento común a través del espacio, están débilmente unidos. Así, las estrellas se alejan de la agrupación en un proceso que se acelera con el tiempo. Sin embargo, algunos cúmulos son lo suficientemente grandes para retener las estrellas y conservar su identidad, mucho más larga de lo habitual, y Trumpler 5 es uno de esos cúmulos. Su edad varía según las fuentes, entre 70 y 125 millones de años, lo cual es muy viejo para un cúmulo abierto y debe haber sido un cúmulo espectacular en su juventud. Se trata de un cúmulo densamente poblado por estrellas gigantes rojas pero de baja masa y pobres en metales debido a su edad, dado que los metales han aparecido más tarde, lo que hace suponer que en sus estrellas no hubo formación planetaria.

Trumpler 5 está situado a aproximadamente 11.000 años luz de distancia y parece estar en el borde de una nube molecular en Monoceros, donde la formación estelar está produciendo nuevas generaciones de jóvenes cúmulos estelares. Esta ubicación es probablemente la causa significativa de la absorción de polvo interestelar, lo que da a Trumpler 5 un ligero tono rojizo. La estrella más brillante es V493 Mon, de un rojo intenso, es una estrella de carbono variable que aparece de color amarillo en esta imagen, aunque debido a que es una toma de campo amplio, apenas se aprecia. Cerca de éste hermoso y dorado cúmulo podemos encontras varios objetos populares, como la nebulosa del Cono o la nebulosa Árbol de Navidad. Fue descubierto y catalogado por Trumpler en el año 1930. Este cúmulo es también conocido como Cr 105 ó Collinder 1931, y está situado perpendicular al plano galáctico de la Vía Láctea.

✨Joven, caliente y azul

Domingo 15 de Enero de 2017




El Universo es un antiguo barrio de aproximadamente 13.8 mil millones de años. Nuestra galaxia, la Vía Láctea, también es antigua, algunas de sus estrellas tienen una edad de más de 13 mil millones de años. Sin embargo, todavía hay mucha acción, nuevos objetos se forman y otros son destruidos. En esta imagen, se pueden ver algunos de los recién llegados, las jóvenes estrellas que forman el cúmulo NGC 2547. Pero, cómo son de jóvenes estos objetos cósmicos en realidad? A pesar de lo que sabemos, sus edades exactas siguen siendo inciertas, los astrónomos estiman que en NGC 2547 las estrellas oscilan entre 20 y 35 millones de años. Eso no suena del todo joven, en términos humanos. Sin embargo, nuestro Sol tiene 4600 millones de años de edad y todavía no ha alcanzado la madurez. Eso significa que su edad es como si fuese una persona de 40 años de edad, las estrellas brillantes en la imagen serían como bebés de tres meses de edad.

La mayoría de las estrellas no se forman de manera aislada, sino en ricos cúmulos con tamaños que van desde varias decenas a varios miles de estrellas. Mientras que NGC 2547 contiene muchas estrellas calientes que brillan de color azul brillante, un signo revelador de su juventud, también se puede encontrar una o dos estrellas amarillas o rojas que ya han evolucionado para convertirse en gigantes rojas. Cúmulos abiertos de este tipo por lo general sólo tienen una vida relativamente corta, del orden de varios cientos de millones de años, antes de que se desintegren como sus estrellas componentes se separan. Los cúmulos son objetos clave para los astrónomos que estudian cómo evolucionan las estrellas a través de sus vidas. Los miembros de un cúmulo nacieron del mismo material o al mismo tiempo, haciendo que sea más fácil determinar los efectos de otras propiedades estelares.

El cúmulo de estrellas NGC 2547 se encuentra en la constelación austral de La Vela, a unos 1500 años luz de la Tierra, y es lo suficientemente brillante para ser visto fácilmente con prismáticos. Fue descubierto en 1751 por el astrónomo francés Nicolas-Louis de Lacaille durante una expedición astronómica al Cabo de Buena Esperanza en Sudáfrica, utilizando un pequeño telescopio de menos de dos centímetros de apertura. Entre las estrellas brillantes en esta imagen, se pueden ver muchos otros objetos. Muchas estrellas más débiles o más distantes de la Vía Láctea, pero algunas, aparecen como objetos difusos en la distancia, esas son galaxias, millones de ellas situadas a años luz más allá de las estrellas de primer plano en el campo de visión.


Crédito:    ESO

✨Las estrellas azules calientes de Messier 47

Jueves 5 de Enero de 2017




Los brillantes colores blancoazulados de estas estrellas son una indicación de su temperatura, desde las estrellas más calientes que se ven en tonos más azules y las estrellas más frías que tienden a colores más rojizos. Esta relación entre el color, el brillo y la temperatura se puede visualizar por medio de la curva de Planck. Pero un estudio más detallado de los colores de las estrellas usando la espectroscopía, también dice a los astrónomos mucho más, incluyendo con qué velocidad giran las estrellas y sus composiciones químicas. En la imagen, también hay unas brillantes estrellas rojas, se trata de estrellas gigantes rojas que atraviesan ciclos de vida más cortos que las estrellas azules, menos masivas y de vidas más largas. Casualmente, Messier 47 aparece cerca de otro cúmulo estelar con el que contrasta, Messier 46. Messier 47 está relativamente cerca, a unos 1.500 años luz, pero Messier 46 está situado a unos 5.500 años luz y contiene muchas más estrellas, al menos 500. A pesar de que contiene más estrellas, aparece significativamente más débil debido a su mayor distancia.

Messier 46 podría considerarse el hermano mayor de Messier 47, esto es porque Messier 46 tiene, aproximadamente, 300 millones de años en comparación con Messier 47, que tiene unos 78 millones de años. En consecuencia, muchas de las estrellas más masivas y brillantes de Messier 46 ya han vivido sus cortas vidas y ya no son visibles, así que, la mayor parte de las estrellas de este cúmulo de mayor edad, se ven más frías y rojas. Esta imagen de Messier 47 procede del programa Joyas Cósmicas de ESO, una iniciativa cuya intención es producir imágenes de objetos interesantes, llamativos o visualmente atractivos utilizando telescopios de ESO con finalidades educativas y divulgativas. El programa utiliza tiempo de observación combinado con tiempos que no se han registrado en los programas de los telescopios, con el fin de minimizar el posible impacto en las observaciones científicas. Todos los datos recogidos también están a disposición de los astrónomos a través del archivo científico de ESO.

Messier 47 está situado, aproximadamente a 1.600 años luz de la Tierra, en la constelación de Puppis (la popa de la nave mitológica Argo). Fue observado por primera vez antes de 1664 por el astrónomo italiano Giovanni Battista Hodierna, y más tarde descubierto por Charles Messier, quien al parecer, no tenía conocimiento de la observación previa llevada a cabo por Hodierna. Aunque es brillante y fácil de ver, Messier 47 es un cúmulo abierto con una población muy poco densa. Solo unas 50 estrellas son visibles en una región de aproximadamente 12 años luz, en comparación con otros objetos similares que pueden contener miles de estrellas. Messier 47 no siempre ha sido tan fácil de identificar. De hecho, durante años se consideró perdido, ya que Messier había registrado las coordenadas incorrectamente. La agrupación fue redescubierta más tarde y se le asignó otra denominación, NGC 2422. La naturaleza del error de Messier y la conclusión de que Messier 47 y NGC 2422 eran el mismo objeto, no llegó hasta 1959 de la mano del astrónomo canadiense T. F. Morris.


Crédito:   ESO

✨El hogar de 35.000 estrellas

Martes 20 de Diciembre de 2016




En el primer intento de búsqueda sistemática de planetas extrasolares, mucho más allá de nuestro vecindario estelar local, los astrónomos sondearon el corazón de un cúmulo globular de estrellas distantes y se sorprendieron al llegar a una puntuación de cero. Para la fascinación y el asombro de los astrónomos que buscan planetas, los resultados ofrecen un contrapunto frustrante a la oleada de descubrimientos de planetas anunciados durante los meses anteriores. "Esta podría ser la primera evidencia tentadora de que las condiciones para la formación de planetas y la evolución pueden ser fundamentalmente diferente en otras partes de la galaxia", dice Mario Livio, del Instituto de Ciencia del Telescopio Espacial Hubble (STScI) en Baltimore, MD. La observación audaz e innovadora empujó las capacidades del telescopio espacial Hubble a sus límites, al forzarlo a escanear simultáneamente pequeños cambios en la luz de 35.000 estrellas en el cúmulo globular 47 Tucanae, situadas a 15.000 años luz (4 kiloparsecs) de distancia de la Tierra en la constelación Tucana sur. Investigadores del Hubble advierten que el hallazgo debe ser comprobado por el hecho de que algunos astrónomos consideran siempre el antiguo cúmulo globular una morada poco probable de planetas por una variedad de razones. En concreto, el grupo tiene una deficiencia de los materiales más pesados ​​que pueden ser necesarios para la construcción de planetas. Si este es el caso, entonces los planetas pueden haberse formado más tarde en la evolución del universo, cuando las estrellas eran más ricas en elementos más pesados. En consecuencia, la vida tal como la conocemos puede haber aparecido más tarde de lo pensado en el universo.

Otra característica de la observación, es que el Hubble buscó un tipo específico de un planeta llamado "Júpiter caliente", que se considera un raro objeto entre algunos expertos en planetas. Los resultados no descartan la posibilidad de que 47 Tucanae podría contener sistemas solares normales como el nuestro, que no podrían haber sido detectados por el Hubble. Pero incluso si ese es el caso, el nulo resultado implica que todavía hay algo fundamentalmente diferente entre la forma en que nacen los planetas en nuestro propio vecindario y la forma en que nacen en el cúmulo estelar. Hubble no puede ver directamente los planetas, sino que emplea una poderosa técnica de búsqueda donde el telescopio mide la ligera atenuación de una estrella debido al paso de un planeta frente a ella, un evento llamado tránsito. El planeta tendría que ser un poco más grande que Júpiter para bloquear suficiente luz, al menos el uno por ciento, para poder ser medible por el Hubble; planetas similares a la Tierra son demasiado pequeños para ser encontrados. Sin embargo, un observador externo podría tener que ver el Sol de 12 años antes de haber tenido la oportunidad de ver el tránsito de Júpiter brevemente en la cara del Sol. La observación de Hubble fue capaz de capturar los tránsitos planetarios que ocurren cada pocos días. Esto sucedería si el planeta estuviera en una órbita distancia inferior a 1/20 de la Tierra al Sol, colocándolo aún más cerca de la estrella que el caliente planeta Mercurio, de ahí el nombre de "Júpiter caliente".

¿Por qué esperar encontrar un planeta tan extraño? Sobre la base de investigaciones de velocidad radial de los telescopios terrestres, que miden el ligero bamboleo en una estrella debido al pequeño tirón de un compañero invisible, los astrónomos han descubierto nueve Júpiter calientes en nuestro vecindario estelar local. Estadísticamente, esto significa un uno por ciento de las estrellas que deben tener este tipo de planetas. Se estima que las órbitas del 10 por ciento de estos planetas están inclinadas de canto a la Tierra y por eso el tránsito frente a su estrella. En 1999, la primera observación de un planeta en tránsito fue hecha por los telescopios terrestres. El planeta, con un período de 3,5 días, había sido previamente detectado por los estudios de velocidad radial, pero esto fue una confirmación única e independiente. En un programa separado para estudiar un planeta en estas circunstancias reveladoras, Ron Gilliland (STScI) y el investigador principal Tim Brown (Centro Nacional de Investigación Atmosférica, en Boulder, CO) demostraron una exquisita habilidad del Hubble para hacer fotometría precisa, la medición de los cambios de brillo y luminosidad de la luz de una estrella, por el paso del planeta. Los datos del Hubble fueron tan buenos que podrían buscar evidencias de anillos o lunas del tamaño de la Tierra, si existieran.

Pero para descubrir nuevos planetas por los tránsitos, Gilliland tuvo que desplazar una gran cantidad de estrellas en el estrecho campo de vista del Hubble. El objetivo ideal era el magnífico cúmulo estelar globular del sur 47 Tucanae, uno de los cúmulos más cercanos a la Tierra. Dentro de una sola imagen del Hubble Gilliland pudo observar 35.000 estrellas a la vez. Como hacer una película en un lapso de tiempo, tuvo que tomar instantáneas secuenciales de la agrupación, en busca de un oscurecimiento revelador de una estrella y el registro de cualquier curva de luz que sería la verdadera firma de un planeta. Sobre la base de las estadísticas de una muestra de planeta de nuestro vecindario estelar local, Gilliland y sus co-investigadores razonaron que 1 de cada 1000 estrellas en el cúmulo globular deben tener planetas que transitan una vez cada pocos días. Predijeron que el Hubble debe descubrir 17 planetas tipo Júpiter calientes. Para la captura de un planeta en una órbita de varios días, Gilliland obtuvo "un ojo de águila" del Hubble, y dedicaron durante ocho días consecutivos al cúmulo. El resultado fue la observación más intensiva de datos jamás hecho por el Hubble. STScI archiva más de 1.300 exposiciones durante la observación. Gilliland y Brown asombrados a través de los resultados descubrieron 100 estrellas variables, algunas de ellas binarias eclipsantes, donde la compañera es una estrella y no un planeta. Pero ninguna de ellas tenía la curva de luz característica que sería la firma de un planeta extrasolar.

Hay una variedad de razones en el medio interestelar del cúmulo globular, que puede inhibir la formación de planetas. 47 Tucanae es viejo y así es deficiente en los elementos más pesados, que se formaron más tarde en el universo a través de la nucleosíntesis de elementos más pesados ​​en los núcleos de las estrellas de primera generación. Investigaciones planetarias muestran que dentro de los primeros 100 años de la luz del Sol, los elementos pesados ricos en éste tipo de estrellas son mucho más susceptibles de albergar un Júpiter caliente que las estrellas pobres en elementos pesados. Sin embargo, esto es un rompecabezas de pollo y huevo debido a que algunos teóricos dicen que la composición de elementos pesados ​​de una estrella puede ser mejorada después si nacen planetas similares a Júpiter y luego se los traga cuando el planeta órbita en espiral hacia la estrella. Las estrellas están tan fuertemente compactadas en el centro del cúmulo, que están separados por 1/100ava de la distancia entre nuestro Sol y la estrella más cercana, y que los efectos gravitacionales pueden despojar planetas nacientes de sus estrellas madres. Además, la alta densidad estelar podría perturbar la posterior migración hacia el interior del planeta, que los Júpiter calientes cerca de la estrella. Otra posibilidad es que un torrente de luz ultravioleta de las estrellas más antiguas y más grandes, que se formaron miles de millones de años atrás en el cúmulo, puede haber evaporado frágiles discos de polvo embrionarios de los cuales se habrían formado planetas.


Crédito:     NASA y Ron Gilliland (STScI)

✨M41 en la Osa Mayor

Miércoles 14 de Diciembre de 2016




Messier 41, también conocido como M41 o NGC 2287, es un cúmulo abierto en la constelación de la Osa Mayor. M41 se encuentra unos 4 grados al sur de la brillante estrella Sirio y contiene unas 100 estrellas de magnitud comprendida entre 7 y 10. Entre estas estrellas hay varias gigantes rojas, siendo HD 49091 la más brillante con una magnitud de +6,9; es de tipo espectral K3, se encuentra situada cerca del centro del cúmulo. Se estima que el cúmulo se aleja de nosotros a unos 23,3 Kilómetros por segundo. M41 tiene un diámetro entre 25 y 26 años luz, con una edad estimada entre 190 y 240 millones de años. Sus estrellas de distintos colores hacen de él, un caramelo cósmico para los observadores, quien lo observa a través de un telescopio se enamora a primera vista. Los cúmulos abiertos se diferencian de los cúmulos globulares en que sus estrellas son menos numerosas y están más esparcidas, pero están unidas por gravedad. Sin embargo los cúmulos globulares se forman de la misma nube molecular, de otra forma los abiertos se forman capturando estrellas a medida que pasa el tiempo.

Entre los cúmulos abiertos más conocidos tenemos a M45, situado en la constelación de Tauro y comunmente conocido como el cúmulo de la Pléyades. M41 fue descubierto por Giovanni Batista Hodierna antes de 1654 y redescubierto de forma independiente por Guillaume Le Gentil en 1749. Fue quizá observado por Aristóteles aproximadamente en el año 325 antes de Cristo.

✨NGC 6752 por Rolf Olsen

Jueves 10 de Noviembre de 2016




NGC 6752 se encuentra a aproximadamente 13.000 años luz de distancia en la constelación septentrional del Pavo. Es el tercer cúmulo globular más brillante en el cielo después de Omega Centauri y 47 Tucanae. "Esta imagen fue tomada bajo una luna iluminada al 94% y tuve que luchar con algunos gradientes fuertes pero el resultado final demostró ser mucho mejor de lo que podría esperar" Dice Rolf en su página web. Se trata de una imágen de aproximadamente del 80% del cuadro completo, hubo una desagradable reflexión de la Luna cerca de la parte superior por lo que se requirió una ligera rectificación. A pesar de la presencia de la luna se pueden ver incluso un puñado de débiles galaxias de fondo, puedes detectarlas?.

NGC 6752  yace por el halo de nuestra galaxia, la Vía Láctea. Con más de 10 mil millones de años de edad,  NGC 6752 contiene más de 100 mil estrellas en una esfera de unos 100 años luz de diámetro. Las exploraciones telescópicas de NGC 6752 han encontrado que una parte considerable de las estrellas que hay cerca del núcleo del cúmulo son sistemas estelares múltiples. También revelan la presencia de estrellas jóvenes azules, es decir, estrellas que parecen ser demasiado jóvenes y masivas para existir en un cúmulo donde se espera que todas las estrellas sean menos de dos veces más antiguas que el Sol. Se cree que éstas se formaron por fusiones y colisiones en el denso entorno estelar del núcleo del cúmulo. Esta imagen también muestra las antiguas estrellas gigantes rojas del cúmulo en tonalidades amarillentas.



Crédito:     Rolf Olsen

✨El deslumbrante cúmulo R136

Lunes 31 de Octubre de 2016




En el centro de la región de formación estelar 30 Doradus hay un cúmulo enorme que contiene algunas de las estrellas más grandes, calientes y masivas conocidas. Estas estrellas, denominadas en conjunto el cúmulo estelar R136, fueron captadas en luz visible en la fotografía hecha por la Wide Field Camera 3 del Telescopio Espacial Hubble. Las nubes de gas y de polvo de 30 Doradus, también conocida como en la nebulosa de la Tarántula, han sido esculpidas en formas alargadas por los fuertes vientos y la radiación ultravioleta procedente de estas estrellas calientes del cúmulo.

La nebulosa 30 Doradus se encuentra dentro de la galaxia vecina conocida como la Gran Nube de Magallanes y está tan sólo a 170.000 años luz de distancia de la Tierra.

✨M52 en Cassiopeia

Viernes 7 de Octubre de 2016



Como vemos en la imagen tomada por Rober Gendler desde Nighthawk Observatory, éste cumulo globular ofrece una vista única para estudiar el comportamiento de éstas agrupaciones. El cúmulo abierto M52 es uno de los descubrimientos originales de Charles Messier, quien lo catalogó el 7 de septiembre de 1774, cuando el cometa de ese año estuvo cerca de M52. Las estrellas azules nos indican que es un cúmulo de mediana edad, unos 35 millones de años. Todas sus estrellas nacierosn de la misma nube cósmica. La distancia a éste cúmulo no es muy conocida, los astrónomos no se ponen de acuerdo y sus datos son muy dispares, pero se estima que entre 3000 y 5000 años luz desde la Tierre. Situado a unos 35 'SO de M52 está la nebulosa de la burbuja NGC 7635, una nebulosa que aparece como un óvalo grande, débil y difusa. M52 está situado en medio de un rico campo de estrellas en la Vía Láctea, y puede verse desde la Tierra con prismáticos y pequeños telescopios.

✨NGC 6441 en Escorpio

Sábado 1 de Octubre de 2016



En ésta ocasión estrenamos la colaboración que nos brinda Daniel Verschatse, reconocido astrofotógrafo a nivel mundial, que ahora regenta Hacienda Los Andes, un lodge outdoor con una oferta única para astrofotógrafos visitantes. NGC 6441, un cúmulo globular de difícil visión, dado que está situado detrás de SAO 209318, una estrella superbrillante en el Sur de la constelación de Escorpio. Con un telescopio de tamaño medio puede ser fácilmente localizable gracias a la estrella que brilla a su lado. En ésta imagen Verschatse nos muestra la excelente calidad de sus fotografías. Fue descubierto por el astrónomo escocés James Dunlop el 13 de mayo de 1826, que lo describió como, una pequeña nebulosa luminosa de aproximadamente 20" de diámetro. Situado a 44.000 años luz de distancia del Sol, es uno de los cúmulos globulares más masivos y luminosos de la vía Láctea, con una masa estimada de 1.6 millones de masas solares y se encuentra en el bulbo de nuestra galaxia. Es un cúmulo globular rico en metales.

El cúmulo contiene al menos cuatro púlsares que giran en milisegundos, de los cuales dos se encuentran en sistemas binarios. Uno de estos sistemas binarios, PSR J1750-37A, está en una órbita muy excéntrica. También se sabe que NGC 6441 incluye una nebulosa planetaria. Detalles técnicos.



Crédito:    Daniel Verschatse / Hacienda Los Andes - Chile Antilhue Observatorio 

✨Messier 18 y su entorno

Domingo 4 de Septiembre de 2016


https://plus.google.com/communities/117014594936788563341

Messier 18 fue descubierta y catalogada en 1764 por Charles Messier, catálogo que Messier editó durante su búsqueda de objetos en forma de cometa. Se encuentra dentro de la Vía Láctea, a unos 4600 años luz de distancia en la constelación de Sagitario, y se compone de muchas estrellas hermanas débilmente unidas entre sí en lo que se conoce como un cúmulo abierto. Hay más de 1.000 cúmulos abiertos de estrellas conocidos dentro de la Vía Láctea, con una amplia gama de propiedades, como el tamaño y la edad, que proporcionan a los astrónomos pistas sobre cómo se forman las estrellas, evolucionan y mueren. El principal atractivo de estos grupos es que todas sus estrellas nacen juntas y del mismo material. En Messier 18 los colores azul y blanco de la población estelar indican que las estrellas del cúmulo son muy jóvenes, probablemente sólo unos 30 millones de años. Ser hermanos significa que cualquier diferencia entre las estrellas sólo será debido a sus masas, y no su distancia de la Tierra o la composición del material a partir del que se forman. Esto hace que las agrupaciones sean de gran utilidad en las refinadas teorías de la formación de estrellas y su evolución.

Los astrónomos ahora saben que la mayoría de las estrellas se forman en grupos, forjadas a partir de la misma nube de gas que colapsó sobre sí misma debido a la fuerza de atracción de la gravedad. La nube de restos de gas y polvo ó nube molecular, que envuelve a las nuevas estrellas proviene a menudo los fuertes vientos estelares que empujan el gas y lo comprimen, lo que debilita las atracciones gravitacionales que las unen. Con el tiempo, hermanas estelares unidas débilmente como las que se muestran aquí, en mucgas ocasiones viajan por caminos separados, abiriéndose camino a codazos con otras estrellas vecinas ó con las nubes de gas masivas, incluso pueden atraer las estrellas separadas. Nuestra propia estrella, el Sol, muy probablemente formaba parte de un grupo muy parecido a Messier 18, hasta que sus compañeros se distribuyeron poco a poco a través de la Vía Láctea.

Las líneas oscuras que serpentean a través de esta imagen son filamentos oscuros de polvo cósmico, bloqueando la luz de estrellas distantes. Las contrastantes y tenues nubes rojizas que parecen estar tejidas entre las estrellas están compuestas de gas hidrógeno ionizado. El gas se enciende debido a que las estrellas jóvenes y extremadamente calientes como estas, emiten una intensa radiación de luz ultravioleta que elimina los electrones del gas circundante y hace que se emita el débil resplandor se ve en esta imagen. Si se dan las condiciones adecuadas, este material podría algún día colapsar sobre sí mismo y proporcionar a la Vía Láctea otra camada de estrellas, un proceso de formación de estrellas que pueden continuar indefinidamente.



Crédito:  ESO

✨Omega Centauri

Lunes 22 de Agosto de 2016



Omega Centauri ó NGC 5139 es un cúmulo globular situado en la constelación de Centaurus. Fue descubierto por Edmond Halley en 1677. Este cúmulo orbita alrededor de nuestra galaxia, la Vía Láctea, siendo el más grande y brillante de los cúmulos globulares que la orbitan. Es uno de los pocos que puede ser observado a simple vista. Omega Centauri esta a unos 18.300 años luz de la Tierra y contiene varios millones de estrellas de Población tipo II. Las estrellas de su núcleo están tan juntas entre si, que se cree que se encuentran a tan solo 0,1 años luz las unas de las otras. Su edad estimada es de cerca de 12 mil millones de años y contiene aproximadamente 10 millones de estrellas. A pesar de no ser una estrella de la constelación recibió una denominación de Bayer, una característica que lo distingue de los demás cúmulos globulares de nuestra galaxia, es que contiene estrellas de distintas generaciones, por este motivo se especula que Omega Centauri puede ser el remanente del núcleo de una galaxia enana que fue satélite de nuestra Vía Láctea. Esta galaxia tendría un tamaño cientos de veces superior al actual cúmulo de Omega Centauri y fue disgregada y absorbida por nuestra galaxia. La química y la dinámica de Omega Centauri son consistentes con esta hipótesis.

Al igual que Mayall II, un cúmulo globular que orbita la galaxia de Andrómeda, Omega Centauri presenta un rango de metalicidades y de edades estelares que llevan a pensar que no se formó de una sola vez, al contrario de lo que es normal en los cúmulos globulares. Ésta imagen tomada por el Telescopio Espacial Hubble de una porción de éste Cúmulo, es una evidencia del hecho de ser los restos de la supuesta galaxia absorbida por la Vía Láctea.



Crédito:  NASA / ESA / and the Hubble SM4 ERO Team

✨El cúmulo globular 47 Tucanae

Viernes 29 de Julio de 2016



47 Tucanae ó NGC 104, es un cúmulo globular situado en la constelación Tucana. Está a unos 16.700 años luz de la tierra y tiene un diámetro de unos 120 años luz. Puede verse a simple vista, con una magnitud visual de 4,0. Fue descubierto por Nicolas Louis de Lacaille en 1751, su localización en los cielos del hemisferio Sur lo había mantenido oculto a los observadores europeos hasta entonces. Es el segundo cúmulo globular más brillante después de Omega Centauri, y se caracteriza por poseer un brillo vivo y un núcleo muy denso, y dispone de por lo menos 21 estrellas rezagadas azules cerca del núcleo. 47 Tucanae está incluido en el Catálogo Caldwell de Patrick Moore con el nombre de C106, y esta compuesto primcipalmente de púlsares por lo cual es muy ruidoso como todos los cumulo globulares fuera de la galaxia. El denso cúmulo está compuesto de varios millones de estrellas en un volumen de apenas 120 años luz de diámetro, también es hogar de los exóticos sistemas estelares binarios de rayos X.

El Telescopio Espacial Hubble registró el cúmulo en busca de exoplanetas infructuosamente, lo que significa que los cúmulos no son lugares propicios para la formación de pequeños cuerpos que obitan las estrellas. Una posibilidad es que los cúmulos globulares carezcan de los elementos más pesados ​​que puedan ser necesarios para la construcción de planetas. Otra posibilidad es que las estrellas están tan fuertemente compactadas en torno al cúmulo que las fuertes fuerzas gravitatorias pueden despojar a los planetas nacientes de sus estrellas madre. También se piensa que un torrente de luz ultravioleta de las estrellas más antiguas y más grandes de la agrupación, que nacieron hace miles de millones de años, puede haber evaporado frágiles discos de polvo embrionarias a partir de la cual se habrían formado planetas.



Crédito:  Dieter Willasch (Astro-Cabinet)

✨El cúmulo estelar M13

Viernes 8 de Julio de 2016



M13 es uno de los más destacados y conocidos cúmulos globulares dentro de nuesta galaxia, la Vía Láctea. Está situado en la zona del cielo que ocupa la constelación de Hércules y es visible con unos simples prismáticos. Messier 13 es con frecuencia uno de los primeros objetos que han encontrado los observadores del cielo, o curiosos que buscan maravillas celestiales más allá de la visión humana normal. Éste cúmulo estelar es un hogar colosal que contiene más de 100.000 estrellas, su extensión mide más de 150 años luz de diámetro y se encuentra a más de 20.000 años luz de distancia de la Tierra, alcanzando una edad de más de 12 mil millones de años.

En el 1974 los operarios del Observatorio de Arecibo mandaron un mensaje de radio desde la Tierra en la dirección de M13. La razón de la abundancia de inusuales estrellas azules rezagadas en M13 es actualmente desconocida, por lo que M13 conserva intactos sus mayores secretos, que la humanidad espera desvelar en las próximas décadas.



Crédito:  Eddie Guscott

✨El núcleo de Melotte 15

Lunes 4 de Julio de 2016



El crisol de formación estelar se encuentra dentro de las gigantes nubes moleculares, en los brazos espirales de las galaxias. En nuestra propia galaxia algunas de las estrellas más conocidas se encuentran en las regiones de formación de estrellas, en una cadena de nubes HII situadas en el brazo espiral de Perseo en la Vía Láctea. De oeste a este la cadena de regiones HII gigantes son conocidos como W3, W4, W5, también están catalogados como IC 1795, IC 1805 y IC 1848. Estas nebulosas están físicamente unidas, observaciones de radio muestran un puente entre 1805 y IC IC 1848 confirmando una conexión física entre las dos nebulosas, y juntas miden unos 490 años luz de extensión en el masivo brazo espiral de Perseo. Las nubes de emisión brillantes son delgadas ampollas formadas en la superficie de varias nubes moleculares gigantes. Las nubes de gas neutro primero en frío se han fragmentado y condensado en muchas áreas, formando cúmulos de estrellas jóvenes y brillantes conocidas colectivamente como la asociación Cas OB6. Los brillantes y gigantes grupos O y B de Cas OB6 iluminan la cadena de nubes gigantes HII. La formación de estrellas dentro de estas regiones HII ha producido durante un período de tiempo una secuencia de ráfagas de estrellas jóvenes OB y han desencadenado la formación estelar, como las nubes HII que iluminan, expanden y comprimen el medio gaseoso más denso que lo rodea. Los grupos más antiguos se formaron por primera vez en IC 1805 hace unos 4 millones de años.

Después de la expansión de nubes en IC 1805, la radiación ultravioleta y los vientos estelares de las estrellas más viejas obligan a su vecina IC 1795, el más reciente estallido de formación estelar en la zona hace sólo 100.000 años. Aunque es pequeño en comparación con sus vecinos, IC 1795 es uno de las nubes moleculares más grandes conocidas en la Vía Láctea. La nube invisible (detectada por la emisión de radio CO) mide unos 200 años luz de diámetro y contiene la masa de 100.000 soles. Dos grupos dominantes de estrellas OB iluminan la región HII IC 1848. La nube de emisión tiene varias zonas brillantes a lo largo de su perímetro. Estas zonas representan puntos de contacto donde el frente de ionización se encuentra con el gas neutro más denso de la nube molecular adyacente. Se están produciendo ráfagas de formación estelar en los claros bordes de IC 1848 como la nube HII que se expande en el gas frío de los alrededores.

Las observaciones a longitudes de onda de radio muestran que se produjo en IC 1805 una cavidad masiva de gas de 300 años luz excavada y apagada por los vientos estelares y la radiación ultravioleta de las estrellas OB calientes en su centro. El cúmulo central tiene la misma designación de su nube made, IC 1805, que también se conoce como Melotte 15, que es el número 15 de objetos en el catálogo de cúmulos de estrellas editado por el astrónomo británico-belga Jacques Philibert Melotte (1880-1961). Melotte 15 es un cúmulo muy joven de estrellas masivas obstétrico, con una edad media de sólo 1,5 millones de años. Es uno de los conjuntos básicos de la asociación Cas OB6 y contiene varios gigantes de tipo O con más de 15 masas solares. El cúmulo se sitúa a unos 50 años luz por delante de la nebulosa que él mismo ilumina.

Cindy GroulxMelotte-15 es un cúmulo de estrellas en el centro de la Nebulosa del Corazón. Estrellas azules muy calientes con sólo unos pocos millones de años de edad. Los vientos estelares de este grupo en realidad han soplado una burbuja dentro de la nebulosa madre, que es la nebulosa del corazón, que también tiene su propia luminiscencia.



Crédito:  Robert Gendler (Astropics) / Observatorio Nighthawk

✨El cúmulo estelar M56

Lunes 6 de Junio de 2016



Messier 56 (también conocido como M56 o NGC 6779) es un cúmulo globular en la constelación Lyra. Está a una distancia de unos 32.900 años luz de la Tierra y mide aproximadamente unos 84 años luz de anchura. Las estrellas más brillantes en el M56 son de magnitud 13 mientras que sólo contiene una docena de estrellas variables conocidas como V6 (estrella RV Tauri, con un periodo: 90 días) o V1 (Cefeida, con un periodo de 1.510 días); otras estrellas variables son V2 (irregular) y V3 (semiregular). Su gran distancia a la Tierra y la debilidad de sus estrellas componentes no ha facilitado el estudio fotométrico de sus variables, sin embargo en los últimos años, concretamente en 2006 y 2007, ha estado bajo vigilancia desde el Observatorio Astronómico de Cáceres y el Observatorio Astronómico de Navas de Oro, en sendas campañas fotométricas destinadas a obtener amplitudes, brillos y períodos de todas las variables conocidas en el cúmulo, así como a la identificación de nuevas estrellas variables del tipo gigante roja.

Messier 56 se encuentra aproximadamente a mitad de camino entre Beta Cygni y Gamma Lyrae. Es uno de los menos brillantes cúmulos globulares del famoso catálogo de Charles Messier, lo más destacable de M56 es la carencia de un núcleo brillante, algo que la mayoría de los cúmulos globulares tienen. M56 fue uno de los descubrimientos originales de Charles Messier, lo vió por primera vez el 23 de enero de 1779 y lo describe como una "nebulosa sin estrellas", como la mayoría de los cúmulos globulares. Sus estrellas fueron vistas individualmente por primera vez por William Herschel en 1784.



Crédito:  Grantecan / Nasmyth-B / OSIRIS

✨El cúmulo del Trapecio

Lunes 16 de Mayo de 2016



La Nebulosa Orión posiblemente sea la más fina de todas las nebulosas dentro de la Vía Láctea visible desde el Hemisferio Norte. Con un depósito gaseoso de 10.000 soles, e iluminado por un cúmulo de jóvenes estrellas calientes, que también reciben el nombre de las nubes de Messier 42, brillan con fantásticos colores y formas, dándonos una vista aérea de una de las mayores zonas de formación estelar en nuestra parte de la Vía Láctea. Messier 42 es un complejo de gas incandescente, principalmente hidrógeno pero también helio, carbono, nitrógeno y oxígeno en cantidades decrecientes, ubicado a 1.500 años luz de distancia. En su mero centro encontramos al cúmulo del Trapecio, un grupo de cuatro estrellas muy calientes que iluminan la nebulosa. Son las más brillantes de un extenso cúmulo de varios miles de estrellas jóvenes, muchas de las cuales están ocultas dentro del gas y el polvo opacos.

Sorprendentemente, mientras la Nebulosa de Orión es fácil de identificar a simple vista, aparentemente no hay ningún registro escrito de su existencia anterior al siglo XVII. Esta fotografía está basada en información obtenida con el telescopio danés de 1,5 metros en el Observatorio La Silla de ESO en Chile, a través de tres filtros (B: 60 s, V: 30 s, R: 21 s). En el rincón superior derecho está el Este y el Norte, abajo a la derecha.


Crédito:  ESO / IDA / Danish 1.5 m / R.Gendler, J.-E. Ovaldsen, and A. Hornstrup

✨El cúmulo del Pato Salvaje

Miércoles 27 de Abril de 2016



Messier 11 es un cúmulo abierto, a veces denominado cúmulo galáctico, situado a unos 6.000 años luz de distancia, en la constelación de Scutum (el escudo). El primero en descubrirlo fue el astrónomo alemán Gottfried Kirch en 1681, desde el Observatorio de Berlín, y tan solo se distinguía una mancha borrosa a través del telescopio. Fue necesario esperar hasta 1733 para que el reverendo William Derham, desde Inglaterra, lograra resolver la burbuja, distinguiendo al fin sus estrellas individuales. En 1764 Charles Messier lo añadió a su famoso catálogo de objetos difusos. Messier era un cazador de cometas, y el catálogo nació debido a su frustración al observar constantemente objetos fijos y difusos que parecían cometas (objetos que ahora sabemos que son cúmulos, nebulosas y galaxias). Quería un registro con el fin de evitar observarlos accidentalmente de nuevo, confundiéndolos con posibles nuevos cometas. Este particular cúmulo estelar fue anotado como el undécimo objeto,  de ahí el nombre de Messier 11. Los cúmulos abiertos suelen encontrarse en los brazos de las galaxias espirales o en las regiones más densas de galaxias irregulares, donde la formación de estrellas es aún activa.

Messier 11, que alberga a cerca de 3.000 estrellas, es uno de los cúmulos abiertos más compacto y más rico en estrellas, con un tamaño de casi 20 años luz. Los cúmulos abiertos son diferentes a los cúmulos globulares, que tienden a ser muy densos, con estrellas estrechamente unidas por la gravedad, y contienen cientos de miles de estrellas muy antiguas, algunas de las cuales son casi tan antiguas como el universo mismo. Estudiar cúmulos abiertos es una de las mejores formas de poner a prueba las teorías sobre evolución estelar, ya que las estrellas se forman a partir de la misma nube inicial de gas y polvo y, por tanto, son muy parecidas unas a otras (todas tienen aproximadamente la misma edad, la misma composición química, y se encuentran a la misma distancia de la Tierra). Sin embargo, cada estrella del cúmulo tiene una masa diferente, las estrellas más masivas evolucionan mucho más rápidamente que sus compañeras de masas inferiores, dado que gastan todo su hidrógeno mucho antes.

De esta manera, se pueden hacer comparaciones directas entre las diferentes etapas evolutivas dentro del mismo cúmulo: por ejemplo, ¿evoluciona una estrella de 10 millones de años con la misma masa que el Sol de una manera diferente a otra estrella que tiene la misma edad, pero la mitad de su masa? En este sentido, los cúmulos abiertos son lo más parecido a un laboratorio cósmico de la que disponen los astrónomos. Dado que las estrellas del interior de los cúmulos abiertos están muy ligadas las unas a las otras, son muy susceptibles de ser expulsadas del grupo principal debido al efecto que provoca la gravedad de objetos celestes vecinos. NGC 6705 ya tiene al menos, 250 millones años, así que en unos pocos millones de años más, es probable que esta formación del Pato Salvaje se disperse y el cúmulo se rompa y acabe formándose de nuevo en sus proximidades. Esta imagen fue tomada por el instrumento Wide Field Imager, instalado en el telescopio MPG/ESO de 2,2 metros en el Observatorio La Silla de ESO, en el norte de Chile.


Crédito:  ESO

✨NGC 457 un cúmulo abierto en Cassiopeia

Lunes 29 de Febrero de 2016



NGC 457 es un cúmulo abierto en la constelación de Casiopea. Se estima que se halla a unos 9.000 años luz de la Tierra. Su magnitud aparente es +6,4. Es uno de los cúmulos abiertos más brillantes que no están incluidos en el Catálogo Messier. En astronomía amateur es conocido como el Cúmulo del Búho o el Cúmulo de ET, éste último por su parecido con la película homónima.

Contiene unas 80 estrellas, siendo las estrellas dominantes Cassiopeiae y HD 7902, aunque probablemente ambas estrellas no sean miembros del cúmulo y estén delante de él. Es un cúmulo joven, con una edad estimada de 20 millones de años. NGC 457 fue descubierto por el astrónomo William Herschel en 1787.


Crédito: Robert Gendler (Astropics) / Nighthawk Observatory