Con la tecla Ctrl presionada, pulsa el signo menos para reducir el tamaño del blog.

Los aficionados ya pueden escribir sobre astronomía. Date de alta como Autor en Universo Mágico Público.

Comunidades de Astronomía en Google Plus: Universo Mágico - Astronomy Lab - Space Roads - Space World - Astronomy Station

Grupos de Astronomía en en Facebook: Astronomy & Space Exploration y Universo Mágico
Mostrando entradas con la etiqueta Cúmulos estelares. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cúmulos estelares. Mostrar todas las entradas

✨Messier 2 por Daniel Verschatse

Lunes 26 de Junio de 2017




El astrónomo Daniel Verschatse ha tomado y procesado ésta imagen recogida en su página web Antilhue Observatory, del cúmulo globular Messier 2, todavía inédito en Universo Mágico, y que podemos ver aquí en todo su esplendor. M2 está situado en la zona del cielo que ocupa la constelación de Acuario, tiene un diámetro de aproximadamente 175 años luz y contiene unas 150.000 estrellas, además es uno de los cúmulos globulares más compactos y ricos conocidos.

Aunque fue descubierto por Jean-Dominique Maraldi en 1746, fué Charles Messier quien lo agregó y numeró con el número 2 en su famoso catálogo de objetos difusos. En ésta nítida imagen no sólo se resuelven estrellas individuales incluso cerca del centro del cúmulo, sino que también podemos ver el espacio que rodea al objeto, son visibles algunas galaxias en el fondo, además de estrellas de todas las magnitudes y colores.

Messier 2 está a una distancia de la Tierra de 37.500 años luz. Con una magnitud absoluta de 6,5. Con buenas condiciones es observable incluso con pequeños telescopios. Daniel Verschatse dispone de una instalación llamada Haienda los Andes, donde astrónomos y astrofotógrafos pueden disfrutar de un lugar de descanso y un excelente observatorio. Situado en la cordillera de Los Andes, dispone de un cielo claro y una atmósfera limpia para apuntar al cielo con la garantía del mejor clima para sus observaciones. Detalles técnicos.


Crédito:    Daniel Verschatse / Antilhue Observatory / Haienda los Andes

✨Omega Centauri por Pete Williamson

Viernes 16 de Junio de 2017




NGC 5139, también llamado Cúmulo Omega Centauri, es un cúmulo globular situado en la constelación de Centaurus. Este cúmulo gira alrededor de nuestra galaxia, la Vía Láctea, siendo el más grande y brillante de los cúmulos globulares que la orbitan. Es uno de los pocos que puede ser observado a simple vista. El extraordinario astrofotógrafo Pete Williamson nos ofrece una imágen de éste objeto en la que podemos visualizar las estrellas una a una. Omega Centauri esta a unos 17 000 años luz de la Tierra y contiene una población de varios millones de estrellas de segunda generación. Las estrellas de su centro están tan juntas entre si que se cree que se encuentran a tan solo 0,1 años luz las unas de las otras. Su edad se estima en cerca de 12.000 millones de años, y contiene alrededor de 10 millones de estrellas.

Una característica que lo distingue de los demás cúmulos globulares de nuestra galaxia es que contiene estrellas de distintas generaciones. Por este motivo se especula que Omega Centauri puede ser el remanente del núcleo de una galaxia enana que fue satélite de nuestra Vía Láctea. Esta galaxia tendría un tamaño cientos de veces superior al actual de Omega Centauri y fue disgregada y absorbida por nuestra galaxia. La química y la dinámica de Omega Centauri son consistentes con esta hipótesis. Fue descubierto por Edmond Halley en 1677. Detalles técnicos.


✨Messier 7 por Fényes Lóránd

Lunes 12 de Junio de 2017




A 800 años de distancia de la Tierra se encuentra el cúmulo abierto de estrellas M7, también llamado Cúmulo de Ptolomeo, quien lo descubrió en el año 1654 contando en él 30 estrellas. Más tarde, en el año 1764, fué Charles messier quien lo incluyó con el número 7 en su famoso catálogo. Las estrellas de M7 brillan como diamantes sobre un denso campo estelar, ocupa casi 1 grado en el cielo y sus estrellas brillan en magnitudes superiores a 10, aunque su estrella más brillante tiene una magnitud de 5,6.

Lóránd Fényes ha puesto a disposición de Universo Mágico un gran abanico de imágenes que podemos encontrar en su página web Pleiades Galériák, donde recogimos ésta imagen que nos impactó por la belleza y el brillo de sus estrellas. M7 se puede ver a simple vista junto al aguijón de la constelación de Escorpión. Obsevaciones telescópicas actuales revelan unas 80 estrellas en el cúmulo, cuya edad se estima en unos 220 millones de años. La imagen fué tomada desde Isabis, Namibia, durante una noche del verano del año 2013. Detalles técnicos.


✨Desde las Pléyades hasta California

Miércoles 31 de Mayo de 2017




Durante gran parte del año, en el hemisferio norte de la Tierra, puede verse un pequeo grupo de estrellas que brillan de manera especal. Se pueden ver a simple vista includo desde las grandes ciudades, donde la polución y la contaminación lumínica no permite ver el campo estelar del cielo nocturno. Se pueden ver en la parte superior de la imagen, tomada por Sylvain Wallart desde el observatorio Saint Véran situado en la cima de la cordillera de los Alpes, a 3.000 metros de altura. Sébastien Gozé fué el autor del posterior procesado, cuyo resultado final ha sido excelente. Fotografiada con una cámara de campo amplio, ofrece también la Nebulosa California y todo el cielo que llega hasta M45, una gran telaraña de polvo oscuro que absorbe la luz de las estrellas cercanas. Un denso camino de polvo divide a la mitad la distancia entre los dos objetos más representativos de ésta zona del cielo.

M45, es un cúmulo estelar abierto con nebulosidad que contiene estrellas calientes de tipo espectral B de mediana edad ubicadas en la constelación Tauro. Está entre uno de los cúmulos estelares más cercanos a la Tierra. El cúmulo está dominado por estrellas calientes extremadamente azules y luminosas que se han formado en los últimos 100 millones de años. El polvo que forma una débil nebulosidad de reflexión alrededor de las estrellas más brillantes es una nube de polvo no relacionada en el medio interestelar, a través de la cual las estrellas están pasando actualmente. Por su parte, La nebulosa California ó NGC 1499 es una nebulosa de emisión situada en la constelación de Perseo a 1000 años luz de distancia de la Tierra. El hidrógeno alfa es el que tiñe la nebulosa de color rojo, y Menchib es la estrella responsable de la ionización del gas. Detalles técnicos.


Crédito:    Sébastien Gozé / Sylvain Wallart 

✨M2 por Daniel Verschatse

Jueves 27 de Abril de 2017




Junto a otros 200 cúmulos globulares M2 orbita cerca del centro de nuestea galaxia, la Vía Láctea. El cúmulo globular M2, también es conocido como NGC 7089 y se encuentra situado en la zona del cielo que ocupa la constelación de Acuario y está ubicado a unos 50.000 años luz de distancia de la Tierra, su zona de influencia gravitatoria puede llegar a 233 años luz. Como la mayoría de este tipo de objetos, es un superviviente de los inicios del Universo y contiene. La luminosa bola estelar tiene un diámetro de aproximadamente 175 años luz, y contiene unas 150.000 estrellas, 21 de ellas son etrellas variables, que ayudan a determinar distancias cósmicas. M2 se puede ver en el cielo nocturno con binoculares ó prismáticos en condiciones de visivilidad extremadamente buenas.

Fue descubierto por Jean-Dominique Maraldi cuando estaba observando un cometa con su colega Jaques Cassini en el año 1746, definiéndolo erróneamente como una nebulosa redonda. 14 años después, en 1760, Charles Messier lo observó por su propia cuenta, y lo incluyó en su famoso catálogo de objetos difusos como Messier 2. Pero no fue hasta 1783, cuando William Herschel la detalló con mucha más precisión y de una manera muy aproximada a como la conocemos hoy en día. Es uno de los cúmulos más compactos y ricos conocidos, y como todos los cúmulos globulares, ofrece información sobre la dimensión y edad de nuestra galaxia.


Crédito:   Daniel Verschatse / Antilhue Observatory / Haienda los Andes

✨Chandra revela estrellas masivas en NGC 3576

Domingo 23 de Abril de 2017




NGC 3576 es una región HII gigante de gas brillante situada a una distancia de unos 9.000 años luz de la Tierra. En la imagen de Chandra de esta región de formación de estrellas, los rayos X de baja energía se muestran en color rojo, y los rayos X de energía más alta se ven en color azul. Chandra revela un conjunto de fuentes de rayos X puntuales, algunas de las cuales son estrellas masivas jóvenes que nacieron de la nube de gas a partir de la cual se formaron. Las fuentes azules son estrellas que están profundamente inmersas en el gas. Las regiones de emisión de rayos X difusas son probablemente causadas por los vientos calientes que fluyen lejos de las estrellas más masivas. Parte del gas difuso cerca del centro de la imagen también está profundamente arraigado. HII (pronunciado "H-dos") son regiones donde las estrellas nacen por la condensación de nubes de gas hidrógeno, cuyo nombre viene de las grandes cantidades de hidrógeno atómico ionizado que contienen.

Estas regiones se caracterizan por contener jóvenes estrellas masivas calientes, que emiten grandes cantidades de luz ultravioleta ionizando la nebulosa. Debido a que NGC 3576 es una región muy densa, muchas de las estrellas jóvenes y masivas visibles de la imagen de Chandra estaban ocultas a las vistas ópticas del rango visible. Un grupo de estrellas es visible en observaciones en el espectro infrarrojo, pero no son lo bastante jóvenes, las estrellas masivas se han identificado para explicar el brillo de la nebulosa. Los astrónomos han encontrado un gran flujo de gas ionizado en las observaciones de radio y enormes burbujas en imágenes ópticas que se extienden hacia fuera desde el borde de la región HII. Tomado con los datos de rayos X, esta información sugiere que los fuertes vientos están saliendo de este grupo de estrellas oculto.

✨M45 Las Pléyades por Terry Hancock

Viernes 21 de Abril de 2017




Estamos ante uno de los objetos más populares en el cielo nocturno. Astrónomos y astrofotógrafos suelen desviar sus telescopios hacia éste luminoso, azul y bello cúmulo abierto. Rodeado de nebulosidad, se ve a simple vista incluso desde las ciudades más contaminadas. En el invierno boreal destaca firmemente sobre todo el campo estelar que cubre el cielo. Retratado y procesado por Terry Hancock "Capturado desde el patio trasero de la casa de John en las pistas de Grand Mesa, a una altura de 6600 pies en el oeste de Colorado el 1 de marzo 2017" Dice el excelente astrofotógrafo en su comunicado. M45, tambien llamado Las Pléyades ó Las Siete Hermanas , es un cúmulo estelar abierto que contiene estrellas calientes de tipo espectral B de mediana edad, ubicadas en la constelación Tauro. Está entre uno de los cúmulos estelares más cercanos a la Tierra. Las Pléyades alberga un prominente lugar en la mitología antigua, así como una diversidad de significados en diferentes culturas y tradiciones.

El cúmulo está dominado por estrellas calientes extremadamente azules y luminosas que se han formado en los últimos 100 millones de años. El polvo que forma una débil nebulosidad de reflexión alrededor de las estrellas más brillantes se pensó en un principio que provenía de una disgregación de la propia formación del cúmulo (de ahí el nombre alternativo de nebulosa Maia en vez de estrella Maia), pero ahora se sabe que es una nube de polvo no relacionada en el medio interestelar, a través de la cual las estrellas están pasando actualmente. Simulaciones por ordenador han mostrado que las Pléyades se formaron probablemente a partir de una configuración compacta que se asemeja a la nebulosa de Orión. Los astrónomos estiman que el grupo va a sobrevivir aproximadamente durante otros 250 millones de años, tiempo después del cual se dispersará debido a las interacciones gravitacionales con su vecindario galáctico. Detalles técnicos.

✨Descubren un nuevo tipo de estrellas

Miércoles 19 de Abril de 2017




Los suizos son justamente famosos por su artesanía al crear piezas de tecnología extremadamente precisas. Ahora, un equipo suizo del Observatorio de Ginebra ha logrado una precisión extraordinaria utilizando un telescopio relativamente pequeño de 1,2 metros para un programa de observación que ha durado muchos años. Y han descubierto una nueva clase de estrellas variables midiendo variaciones diminutas en el brillo estelar. Los nuevos resultados se basan en mediciones regulares del brillo de más de 3.000 estrellas en el cúmulo estelar abierto NGC 3766, durante un período de siete años. Los datos revelan cómo 36 de las estrellas del cúmulo seguían un patrón inesperado, tenían pequeñas variaciones regulares en su brillo del 0,1% del brillo normal de las estrellas. Estas variaciones tuvieron períodos entre aproximadamente 2 y 20 horas. Las estrellas son un poco más calientes y brillantes que el Sol, pero por lo demás aparentemente normales. La nueva clase de estrellas variables aún no ha recibido un nombre.

Este nivel de precisión en las mediciones es dos veces mejor que el alcanzado por estudios comparables de otros telescopios, y suficiente para revelar estas pequeñas variaciones por primera vez. "Hemos alcanzado este nivel de sensibilidad gracias a la alta calidad de las observaciones, junto con un análisis muy cuidadoso de los datos", dice Nami Mowlavi, líder del equipo de investigación, "también porque hemos llevado a cabo un extenso programa de observación que duró siete años. Probablemente no habría sido posible obtener tanto tiempo de observación en un telescopio más grande". Muchas estrellas son conocidas como estrellas variables o pulsantes, porque su brillo aparente cambia con el tiempo. Cómo el brillo de estas estrellas cambia de manera compleja en las profundidades de su interior. Este fenómeno ha permitido el desarrollo de toda una faceta de la astrofísica llamada asteroseismology, donde los astrónomos pueden escuchar estas vibraciones estelares, para sondear las propiedades físicas de las estrellas y para aprender más sobre su funcionamiento interno.

"La existencia misma de esta nueva clase de estrellas variables es un desafío para los astrofísicos" , dice Sophie Saesen, otro miembro del equipo. "Los actuales modelos teóricos predicen que su luz se supone que no varía periódicamente en absoluto, por lo que nuestros esfuerzos actuales se centran en descubrir más sobre el comportamiento de este extraño y nuevo tipo de estrellas". Aunque la causa de la variabilidad sigue siendo desconocida, hay una pista tentadora, algunas de las estrellas parecen rotar rápidamente, giran a velocidades que son más de la mitad de su velocidad crítica, que es el umbral donde las estrellas se vuelven inestables y desprenden material en el espacio. "En esas condiciones, el rápido giro tendrá un impacto importante en sus propiedades internas, pero aún no somos capaces de modelar adecuadamente sus variaciones de luz", explica Mowlavi. "Esperamos que nuestro descubrimiento anime a los especialistas a abordar la cuestión con la esperanza de comprender el origen de estas misteriosas variaciones".


Crédito:    ESO

✨El cúmulo de la Corona

Sábado 8 de Abril de 2017




Aunque quizás no tan conocido como su primo en Orión, la región Corona Australis, que contiene en su corazón el cúmulo de la corona, es una de las regiones más cercanas y más activas de formación estelar en curso. A sólo unos 420 años luz de distancia de la Tierra, la corona está más de tres veces más cerca que la nebulosa de Orión. La corona contiene un grupo suelto de una docena de estrellas jóvenes con una amplia gama de masas y en las distintas etapas de la evolución, dando a los astrónomos una oportunidad de observar "protoestrellas" simultáneamente en varias longitudes de onda. Esta imagen compuesta muestra la corona en rayos X de Chandra en color púrpura, y la emisión infrarroja del telescopio Spitzer en colores naranja, verde, y cian. La imagen de Spitzer muestra estrellas jóvenes, además de la emisión difusa de polvo.

En los datos de Chandra, muchas de estas estrellas jóvenes aparecen como objetos azules, revelando su producción de rayos X de alta energía y la cantidad de polvo oscuro y gas en la región. La razón de la aparición azul es que la reducción de energía de los rayos X, que se representan como rojo y verde, son absorbidas por este velo de material y por lo tanto no se ven. Los datos de Chandra también apoyan la idea de que la emisión de rayos X de las estrellas más jóvenes se generan en gran parte de la actividad magnética en las atmósferas exteriores. Debido a la gran cantidad de estrellas jóvenes en diferentes etapas de la vida en la Corona, los astrónomos pueden usar estos datos para establecer claramente los detalles de cómo evolucionan las estrellas más jóvenes.


Crédito:   De rayos X: NASA / CXC / CFA / J.Forbrich; Infrarrojo: NASA / SSCCFA / IRAC GTO equipo

✨Enterrado en el corazón de un gigante

Viernes 7 de Abril de 2017




Descubierto en Inglaterra por el incansable observador Sir William Herschel el 20 de noviembre de 1784, el brillante cúmulo de estrellas NGC 2367 se encuentra a unos 7.000 años luz de la Tierra en la constelación Can Mayor. El cúmulo existe sólo desde hace unos cinco millones de años, la mayor parte de sus estrellas son jóvenes y calientes que brillan con una luz azul intensa. Esto contrasta maravillosamente en esta nueva imagen con el sedoso brillo rojo oscuro del gas hidrógeno circundante. Los cúmulos abiertos como NGC 2367 son una vista común en las galaxias espirales como la Vía Láctea, y se tienden a formar en las regiones exteriores de su anfitriona. En sus viajes alrededor del centro galáctico, se ven afectados por la gravedad de otros cúmulos, y por grandes nubes de gas que pasan cerca. Debido a que las estrellas de los cúmulos abiertos sólo están débilmente unidas por la gravedad, y debido a que constantemente pierden masa empujando lejos su gas por la radiación de las estrellas jóvenes y calientes, estas alteraciones se producen lo suficiente frecuente para hacer que las estrellas se alejen de sus hermanas, al igual que se cree hizo el Sol hace muchos años.  En general se espera que un cúmulo abierto sobreviva durante unos pocos cientos de millones de años antes de que se disperse completamente.

Mientras tanto, los cúmulos sirven como excelentes estudios de la evolución estelar. Todas las estrellas constituyentes nacen más o menos al mismo tiempo y de la misma nube de material, lo que significa que se pueden comparar unas con otras con mayor facilidad, lo que permite determinar sus edades fácilmente y mapear su evolución. Al igual que muchos cúmulos abiertos, NGC 2367 está incrustado dentro de una nebulosa de emisión, de la que nacieron sus estrellas. Los restos se muestran como mechones de nubes de gas hidrógeno, ionizado por la radiación ultravioleta, que son emitidos por las estrellas más calientes. Lo que es más inusual es que, a medida que comienza a alejarse de la agrupación y su nebulosa, una estructura mucho más expansiva se revela, NGC 2367 y la nebulosa que lo contiene son el núcleo de una nebulosa más grande, conocida como Marca 16, que a su vez es sólo una pequeña parte de una enorme nube molecular, conocida como GS234-02.

GS234-02 se encuentra hacia la periferia de nuestra galaxia, la Vía Láctea. Es una gran estructura, que mide cientos de años luz. Comenzó su vida cuando un grupo de estrellas masivas producían fuertes vientos estelares, creando individuales burbujas en expansión de gas caliente. Estas burbujas vecinas finalmente se fusionaron, y los cortos períodos de vida de las estrellas situadas en el corazón, significaba que explosionaron como supernovas casi al mismo tiempo, la superburbuja creció hasta el punto de fusionarse con otras superburbujas, que es cuando se formó la gigante estructura. La formación resultante es una de las mayores estructuras posibles dentro de una galaxia. Este sistema en expansión concéntrica, es tan antigua como enorme, y ofrece un maravilloso ejemplo de las complejas e interrelacionadas estructuras que están esculpidas en las galaxias debido a la vida y muerte de las estrellas.


Crédito:   ESO / G. Beccari 

✨El extraño cúmulo Terzan 5

Miércoles 5 de Abril de 2017




Terzan 5 , está ubicado a una distancia de 19.000 años luz de la Tierra en la constelación de Sagitario, y en la dirección del centro galáctico, ha sido clasificado como un cúmulo globular cuarentón desde su detección. Ahora, un equipo dirigido en Italia por astrónomos, ha descubierto que Terzan 5 es distinto a cualquier otro cúmulo globular conocido. El equipo usó datos de Multi-conjugate Adaptive Optics Demonstrator, instalado en el Very Large Telescope, así como de una serie de otros telescopios terrestres y espaciales. Los instrumentos encontraron evidencia convincente de que hay dos clases distintas de estrellas en Terzan 5, que no sólo se difierencian en los elementos que las componen, sino que también tienen una diferencia de edad de aproximadamente 7 mil millones de años.

Las edades de las dos poblaciones de estrellas indican que el proceso de formación estelar en Terzan 5 no era continuo, pero fue dominado por dos explosiones distintas de la formación estelar. “Esto significa que en sus orígenes, Terzan 5 debió tener grandes cantidades de gas para una segunda generación de estrellas masivas. Al menos 100 millones de veces la masa del Sol“, explica Davide Massari, co-autor del estudio, del INAF, Italia, y la Universidad de Groningen, Países Bajos. Sus propiedades inusuales hacen que Terzan 5 sea el candidato ideal para ser un fósil viviente a partir de los primeros tiempos de vida de la Vía Láctea. Las teorías actuales sobre la formación de galaxias asumen que vastas acumulaciones de gas y las estrellas interactúan para formar la protuberancia primordial de la galaxia, la fusión y disolución en el proceso.

Creemos que algunos restos de estos grupos gaseosos podrían permanecer relativamente ininterrumpido y seguir existiendo incrustados dentro de la galaxia”, explica Francesco Ferraro de la Universidad de Bolonia, Italia, y autor principal del estudio. “Tales fósiles galácticos permiten a los astrónomos reconstruir una pieza importante de la historia de nuestra Vía Láctea”. Mientras que las propiedades de Terzan 5 son poco comunes para un cúmulo globular, que son muy similares a la población de estrellas que se encuentra en el bulbo galáctico, la densa región central de la Vía Láctea. Estas similitudes podrían hacer de Terzan 5, una reliquia fósil de la formación de galaxias, que representa uno de los bloques de construcción más antiguos de nuestra galaxia.

Esta hipótesis se ve reforzada por la masa original de Terzan 5, necesaria para crear dos poblaciones estelares: una masa similar a las grandes aglomeraciones que se supone que han formado el bulbo durante el nacimiento de la galaxia hace aproximadamente 12 mil millones de años. De alguna manera Terzan 5 ha logrado sobrevivir a su disolución en los últimos mil millones de años, y se ha conservado como un remanente del pasado distante de la Vía Láctea. “Algunas características de Terzan 5 se asemejan a las detectados en los gigantes macizos que vemos en las galaxias formadoras de estrellas en alto corrimiento al rojo, lo que sugiere que similares procesos de ensamblaje ocurrieron en el  Universo local y en el Universo distante en la época de la formación de las galaxias“, continúa Ferraro.

Por lo tanto, este descubrimiento abre el camino para una mejor y más completa comprensión de la formación de la Vía Láctea. “Terzan 5 podría representar un vínculo interesante entre el Universo local y el Universo distante, un testigo superviviente del proceso de formación del bulbo galáctico” explica Ferraro al comentar sobre la importancia del descubrimiento. La investigación presenta una posible ruta para los astrónomos para desentrañar los misterios de la formación de las galaxias, y ofrece una inigualable vista a la complicada historia de la Vía Láctea.


Crédito:   ESO / F. Ferraro 

✨Vista estelar de Westerlund 2

Miércoles 8 de Marzo de 2017




Esta imagen del Observatorio de rayos X Chandra muestra Westerlund 2, un cúmulo de estrellas jóvenes con una edad estimada de aproximadamente uno o dos millones de años. Hasta hace poco se sabía poco acerca de este grupo, ya que está muy oscurecido por el polvo y el gas. Sin embargo, con las observaciones infrarrojas y de rayos X se supera este oscurecimiento y las estrellas se hacen visibles. Westerlund 2 se ha convertido y considerado como uno de los grupos más interesantes estrellas en la Vía Láctea. Contiene algunas de las estrellas más calientes, más brillantes y más masivas conocidas. Esta imagen de Chandra de Westerlund 2 muestra rayos X de baja energía, los rayos X de energía intermedia son de color rojo, y los rayos X de alta energía en color azul. La imagen muestra una muy alta densidad de estrellas masivas que son brillantes en rayos X, además de la emisión de rayos X difusa.

Un sistema doble de estrellas increíblemente masivo llamado WR20a, es visible como el punto de color amarillo brillante justo debajo y a la derecha del centro del cúmulo. Este sistema contiene estrellas con masas de 82 y 83 veces la del Sol. Las densas corrientes de materia eyectadas de manera constante por estas dos estrellas masivas, llamadas vientos estelares, chocan entre sí y producen una gran cantidad de emisión de rayos X. Esta colisión se ve desde diferentes ángulos, como las estrellas orbitan alrededor de la otra cada 3,7 días. Varias otras fuentes luminosas de rayos X también pueden mostrar evidencia de las colisiones entre los vientos en sistemas binarios masivos.


Crédito:    NASA / CXC / Univ. de Liège / Y. Naze

✨Nebulosa Gabriela Mistral por Diego Colonnello

Viernes 17 de Febrero de 2017




Estrenamos colaboración en Universo Mágico, en ésta ocasión el astrofotógrafo Diego colonnello nos permite publicar las imágenes de su página web Diego Astrophotos, de la que recogimos una bella imagen de NGC 3372, también llamada la nebulosa Gabriela Mistral. En la imagen la nebulosa aparece acompañada del cúmulo abierto NGC 3324 que se sitúa a 7.560 años luz de la Tierra, muy cerca de la nebulosa Carina. Los dos objetos estrechamente relacionados se confunden en ocasiones como uno sólo, y juntos reciben el nombre de Gabriela Mistral Nebulosa, debido a su parecido con el famoso poeta chileno, el borde de la pared de gas y polvo de la derecha tiene un gran parecido con un rostro humano de perfil, con la protuberancia central en la que se ve la forma de una nariz. Un rico depósito de gas y polvo en la región de NGC 3324 alimentó un estallido de formación estelar allí hace varios millones de años y dio lugar a la creación de varias estrellas jóvenes muy calientes. Los vientos estelares y la intensa radiación de estas estrellas jóvenes la han inflado y han abierto un hueco en el gas circundante y el polvo. Esto es más evidente en la pared de material se ve a la derecha de la nebulosa.

La radiación ultravioleta de las estrellas jóvenes y calientes elimina los electrones de los átomos de hidrógeno, que son recapturados de nuevo, lo que lleva a un característico borde resplandeciente de color carmesí debido a la cascada de electrones a través de los niveles de energía. Otros colores provienen de otros elementos, con el brillo característico de oxígeno doblemente ionizado haciendo que las partes centrales aparecen de color amarillo verdoso. NGC 3324 fue catalogado por primera vez por James Dunlop en el año 1826. La imagen fue tomada por Diego con su telescopio Newtoniano de 8 pulgadas en banda estrecha completa Ha, SII y OIII desde su residencia en Melbourne, Australia. Se combinaron 3 fotografías de 2 horas de duración cada una, combinando varias exposiciones en cada filtro, el resultado del procesado ha sido excelente.

✨El cúmulo dorado Trumpler 5

Martes 24 de Enero de 2017




En ésta imagen podemos contemplar un tesoro cósmico, tomada y procesada por Lynn Hilborn y expuesta en su web Night Over Ontario Observatory, vemos las estrellas doradas del antigüo cúmulo estelar Trumpler 5. A medida que envejecen, los cúmulos abiertos de estrellas comienzan a perder su identidad, ésto es debido en parte a que los miembros más brillantes tienden a autodestruirse como supernovas, y aunque los miembros del grupo comparten un movimiento común a través del espacio, están débilmente unidos. Así, las estrellas se alejan de la agrupación en un proceso que se acelera con el tiempo. Sin embargo, algunos cúmulos son lo suficientemente grandes para retener las estrellas y conservar su identidad, mucho más larga de lo habitual, y Trumpler 5 es uno de esos cúmulos. Su edad varía según las fuentes, entre 70 y 125 millones de años, lo cual es muy viejo para un cúmulo abierto y debe haber sido un cúmulo espectacular en su juventud. Se trata de un cúmulo densamente poblado por estrellas gigantes rojas pero de baja masa y pobres en metales debido a su edad, dado que los metales han aparecido más tarde, lo que hace suponer que en sus estrellas no hubo formación planetaria.

Trumpler 5 está situado a aproximadamente 11.000 años luz de distancia y parece estar en el borde de una nube molecular en Monoceros, donde la formación estelar está produciendo nuevas generaciones de jóvenes cúmulos estelares. Esta ubicación es probablemente la causa significativa de la absorción de polvo interestelar, lo que da a Trumpler 5 un ligero tono rojizo. La estrella más brillante es V493 Mon, de un rojo intenso, es una estrella de carbono variable que aparece de color amarillo en esta imagen, aunque debido a que es una toma de campo amplio, apenas se aprecia. Cerca de éste hermoso y dorado cúmulo podemos encontras varios objetos populares, como la nebulosa del Cono o la nebulosa Árbol de Navidad. Fue descubierto y catalogado por Trumpler en el año 1930. Este cúmulo es también conocido como Cr 105 ó Collinder 1931, y está situado perpendicular al plano galáctico de la Vía Láctea.

✨Joven, caliente y azul

Domingo 15 de Enero de 2017




El Universo es un antiguo barrio de aproximadamente 13.8 mil millones de años. Nuestra galaxia, la Vía Láctea, también es antigua, algunas de sus estrellas tienen una edad de más de 13 mil millones de años. Sin embargo, todavía hay mucha acción, nuevos objetos se forman y otros son destruidos. En esta imagen, se pueden ver algunos de los recién llegados, las jóvenes estrellas que forman el cúmulo NGC 2547. Pero, cómo son de jóvenes estos objetos cósmicos en realidad? A pesar de lo que sabemos, sus edades exactas siguen siendo inciertas, los astrónomos estiman que en NGC 2547 las estrellas oscilan entre 20 y 35 millones de años. Eso no suena del todo joven, en términos humanos. Sin embargo, nuestro Sol tiene 4600 millones de años de edad y todavía no ha alcanzado la madurez. Eso significa que su edad es como si fuese una persona de 40 años de edad, las estrellas brillantes en la imagen serían como bebés de tres meses de edad.

La mayoría de las estrellas no se forman de manera aislada, sino en ricos cúmulos con tamaños que van desde varias decenas a varios miles de estrellas. Mientras que NGC 2547 contiene muchas estrellas calientes que brillan de color azul brillante, un signo revelador de su juventud, también se puede encontrar una o dos estrellas amarillas o rojas que ya han evolucionado para convertirse en gigantes rojas. Cúmulos abiertos de este tipo por lo general sólo tienen una vida relativamente corta, del orden de varios cientos de millones de años, antes de que se desintegren como sus estrellas componentes se separan. Los cúmulos son objetos clave para los astrónomos que estudian cómo evolucionan las estrellas a través de sus vidas. Los miembros de un cúmulo nacieron del mismo material o al mismo tiempo, haciendo que sea más fácil determinar los efectos de otras propiedades estelares.

El cúmulo de estrellas NGC 2547 se encuentra en la constelación austral de La Vela, a unos 1500 años luz de la Tierra, y es lo suficientemente brillante para ser visto fácilmente con prismáticos. Fue descubierto en 1751 por el astrónomo francés Nicolas-Louis de Lacaille durante una expedición astronómica al Cabo de Buena Esperanza en Sudáfrica, utilizando un pequeño telescopio de menos de dos centímetros de apertura. Entre las estrellas brillantes en esta imagen, se pueden ver muchos otros objetos. Muchas estrellas más débiles o más distantes de la Vía Láctea, pero algunas, aparecen como objetos difusos en la distancia, esas son galaxias, millones de ellas situadas a años luz más allá de las estrellas de primer plano en el campo de visión.


Crédito:    ESO

✨Las estrellas azules calientes de Messier 47

Jueves 5 de Enero de 2017




Los brillantes colores blancoazulados de estas estrellas son una indicación de su temperatura, desde las estrellas más calientes que se ven en tonos más azules y las estrellas más frías que tienden a colores más rojizos. Esta relación entre el color, el brillo y la temperatura se puede visualizar por medio de la curva de Planck. Pero un estudio más detallado de los colores de las estrellas usando la espectroscopía, también dice a los astrónomos mucho más, incluyendo con qué velocidad giran las estrellas y sus composiciones químicas. En la imagen, también hay unas brillantes estrellas rojas, se trata de estrellas gigantes rojas que atraviesan ciclos de vida más cortos que las estrellas azules, menos masivas y de vidas más largas. Casualmente, Messier 47 aparece cerca de otro cúmulo estelar con el que contrasta, Messier 46. Messier 47 está relativamente cerca, a unos 1.500 años luz, pero Messier 46 está situado a unos 5.500 años luz y contiene muchas más estrellas, al menos 500. A pesar de que contiene más estrellas, aparece significativamente más débil debido a su mayor distancia.

Messier 46 podría considerarse el hermano mayor de Messier 47, esto es porque Messier 46 tiene, aproximadamente, 300 millones de años en comparación con Messier 47, que tiene unos 78 millones de años. En consecuencia, muchas de las estrellas más masivas y brillantes de Messier 46 ya han vivido sus cortas vidas y ya no son visibles, así que, la mayor parte de las estrellas de este cúmulo de mayor edad, se ven más frías y rojas. Esta imagen de Messier 47 procede del programa Joyas Cósmicas de ESO, una iniciativa cuya intención es producir imágenes de objetos interesantes, llamativos o visualmente atractivos utilizando telescopios de ESO con finalidades educativas y divulgativas. El programa utiliza tiempo de observación combinado con tiempos que no se han registrado en los programas de los telescopios, con el fin de minimizar el posible impacto en las observaciones científicas. Todos los datos recogidos también están a disposición de los astrónomos a través del archivo científico de ESO.

Messier 47 está situado, aproximadamente a 1.600 años luz de la Tierra, en la constelación de Puppis (la popa de la nave mitológica Argo). Fue observado por primera vez antes de 1664 por el astrónomo italiano Giovanni Battista Hodierna, y más tarde descubierto por Charles Messier, quien al parecer, no tenía conocimiento de la observación previa llevada a cabo por Hodierna. Aunque es brillante y fácil de ver, Messier 47 es un cúmulo abierto con una población muy poco densa. Solo unas 50 estrellas son visibles en una región de aproximadamente 12 años luz, en comparación con otros objetos similares que pueden contener miles de estrellas. Messier 47 no siempre ha sido tan fácil de identificar. De hecho, durante años se consideró perdido, ya que Messier había registrado las coordenadas incorrectamente. La agrupación fue redescubierta más tarde y se le asignó otra denominación, NGC 2422. La naturaleza del error de Messier y la conclusión de que Messier 47 y NGC 2422 eran el mismo objeto, no llegó hasta 1959 de la mano del astrónomo canadiense T. F. Morris.


Crédito:   ESO

✨El hogar de 35.000 estrellas

Martes 20 de Diciembre de 2016




En el primer intento de búsqueda sistemática de planetas extrasolares, mucho más allá de nuestro vecindario estelar local, los astrónomos sondearon el corazón de un cúmulo globular de estrellas distantes y se sorprendieron al llegar a una puntuación de cero. Para la fascinación y el asombro de los astrónomos que buscan planetas, los resultados ofrecen un contrapunto frustrante a la oleada de descubrimientos de planetas anunciados durante los meses anteriores. "Esta podría ser la primera evidencia tentadora de que las condiciones para la formación de planetas y la evolución pueden ser fundamentalmente diferente en otras partes de la galaxia", dice Mario Livio, del Instituto de Ciencia del Telescopio Espacial Hubble (STScI) en Baltimore, MD. La observación audaz e innovadora empujó las capacidades del telescopio espacial Hubble a sus límites, al forzarlo a escanear simultáneamente pequeños cambios en la luz de 35.000 estrellas en el cúmulo globular 47 Tucanae, situadas a 15.000 años luz (4 kiloparsecs) de distancia de la Tierra en la constelación Tucana sur. Investigadores del Hubble advierten que el hallazgo debe ser comprobado por el hecho de que algunos astrónomos consideran siempre el antiguo cúmulo globular una morada poco probable de planetas por una variedad de razones. En concreto, el grupo tiene una deficiencia de los materiales más pesados ​​que pueden ser necesarios para la construcción de planetas. Si este es el caso, entonces los planetas pueden haberse formado más tarde en la evolución del universo, cuando las estrellas eran más ricas en elementos más pesados. En consecuencia, la vida tal como la conocemos puede haber aparecido más tarde de lo pensado en el universo.

Otra característica de la observación, es que el Hubble buscó un tipo específico de un planeta llamado "Júpiter caliente", que se considera un raro objeto entre algunos expertos en planetas. Los resultados no descartan la posibilidad de que 47 Tucanae podría contener sistemas solares normales como el nuestro, que no podrían haber sido detectados por el Hubble. Pero incluso si ese es el caso, el nulo resultado implica que todavía hay algo fundamentalmente diferente entre la forma en que nacen los planetas en nuestro propio vecindario y la forma en que nacen en el cúmulo estelar. Hubble no puede ver directamente los planetas, sino que emplea una poderosa técnica de búsqueda donde el telescopio mide la ligera atenuación de una estrella debido al paso de un planeta frente a ella, un evento llamado tránsito. El planeta tendría que ser un poco más grande que Júpiter para bloquear suficiente luz, al menos el uno por ciento, para poder ser medible por el Hubble; planetas similares a la Tierra son demasiado pequeños para ser encontrados. Sin embargo, un observador externo podría tener que ver el Sol de 12 años antes de haber tenido la oportunidad de ver el tránsito de Júpiter brevemente en la cara del Sol. La observación de Hubble fue capaz de capturar los tránsitos planetarios que ocurren cada pocos días. Esto sucedería si el planeta estuviera en una órbita distancia inferior a 1/20 de la Tierra al Sol, colocándolo aún más cerca de la estrella que el caliente planeta Mercurio, de ahí el nombre de "Júpiter caliente".

¿Por qué esperar encontrar un planeta tan extraño? Sobre la base de investigaciones de velocidad radial de los telescopios terrestres, que miden el ligero bamboleo en una estrella debido al pequeño tirón de un compañero invisible, los astrónomos han descubierto nueve Júpiter calientes en nuestro vecindario estelar local. Estadísticamente, esto significa un uno por ciento de las estrellas que deben tener este tipo de planetas. Se estima que las órbitas del 10 por ciento de estos planetas están inclinadas de canto a la Tierra y por eso el tránsito frente a su estrella. En 1999, la primera observación de un planeta en tránsito fue hecha por los telescopios terrestres. El planeta, con un período de 3,5 días, había sido previamente detectado por los estudios de velocidad radial, pero esto fue una confirmación única e independiente. En un programa separado para estudiar un planeta en estas circunstancias reveladoras, Ron Gilliland (STScI) y el investigador principal Tim Brown (Centro Nacional de Investigación Atmosférica, en Boulder, CO) demostraron una exquisita habilidad del Hubble para hacer fotometría precisa, la medición de los cambios de brillo y luminosidad de la luz de una estrella, por el paso del planeta. Los datos del Hubble fueron tan buenos que podrían buscar evidencias de anillos o lunas del tamaño de la Tierra, si existieran.

Pero para descubrir nuevos planetas por los tránsitos, Gilliland tuvo que desplazar una gran cantidad de estrellas en el estrecho campo de vista del Hubble. El objetivo ideal era el magnífico cúmulo estelar globular del sur 47 Tucanae, uno de los cúmulos más cercanos a la Tierra. Dentro de una sola imagen del Hubble Gilliland pudo observar 35.000 estrellas a la vez. Como hacer una película en un lapso de tiempo, tuvo que tomar instantáneas secuenciales de la agrupación, en busca de un oscurecimiento revelador de una estrella y el registro de cualquier curva de luz que sería la verdadera firma de un planeta. Sobre la base de las estadísticas de una muestra de planeta de nuestro vecindario estelar local, Gilliland y sus co-investigadores razonaron que 1 de cada 1000 estrellas en el cúmulo globular deben tener planetas que transitan una vez cada pocos días. Predijeron que el Hubble debe descubrir 17 planetas tipo Júpiter calientes. Para la captura de un planeta en una órbita de varios días, Gilliland obtuvo "un ojo de águila" del Hubble, y dedicaron durante ocho días consecutivos al cúmulo. El resultado fue la observación más intensiva de datos jamás hecho por el Hubble. STScI archiva más de 1.300 exposiciones durante la observación. Gilliland y Brown asombrados a través de los resultados descubrieron 100 estrellas variables, algunas de ellas binarias eclipsantes, donde la compañera es una estrella y no un planeta. Pero ninguna de ellas tenía la curva de luz característica que sería la firma de un planeta extrasolar.

Hay una variedad de razones en el medio interestelar del cúmulo globular, que puede inhibir la formación de planetas. 47 Tucanae es viejo y así es deficiente en los elementos más pesados, que se formaron más tarde en el universo a través de la nucleosíntesis de elementos más pesados ​​en los núcleos de las estrellas de primera generación. Investigaciones planetarias muestran que dentro de los primeros 100 años de la luz del Sol, los elementos pesados ricos en éste tipo de estrellas son mucho más susceptibles de albergar un Júpiter caliente que las estrellas pobres en elementos pesados. Sin embargo, esto es un rompecabezas de pollo y huevo debido a que algunos teóricos dicen que la composición de elementos pesados ​​de una estrella puede ser mejorada después si nacen planetas similares a Júpiter y luego se los traga cuando el planeta órbita en espiral hacia la estrella. Las estrellas están tan fuertemente compactadas en el centro del cúmulo, que están separados por 1/100ava de la distancia entre nuestro Sol y la estrella más cercana, y que los efectos gravitacionales pueden despojar planetas nacientes de sus estrellas madres. Además, la alta densidad estelar podría perturbar la posterior migración hacia el interior del planeta, que los Júpiter calientes cerca de la estrella. Otra posibilidad es que un torrente de luz ultravioleta de las estrellas más antiguas y más grandes, que se formaron miles de millones de años atrás en el cúmulo, puede haber evaporado frágiles discos de polvo embrionarios de los cuales se habrían formado planetas.


Crédito:     NASA y Ron Gilliland (STScI)

✨M41 en la Osa Mayor

Miércoles 14 de Diciembre de 2016




Messier 41, también conocido como M41 o NGC 2287, es un cúmulo abierto en la constelación de la Osa Mayor. M41 se encuentra unos 4 grados al sur de la brillante estrella Sirio y contiene unas 100 estrellas de magnitud comprendida entre 7 y 10. Entre estas estrellas hay varias gigantes rojas, siendo HD 49091 la más brillante con una magnitud de +6,9; es de tipo espectral K3, se encuentra situada cerca del centro del cúmulo. Se estima que el cúmulo se aleja de nosotros a unos 23,3 Kilómetros por segundo. M41 tiene un diámetro entre 25 y 26 años luz, con una edad estimada entre 190 y 240 millones de años. Sus estrellas de distintos colores hacen de él, un caramelo cósmico para los observadores, quien lo observa a través de un telescopio se enamora a primera vista. Los cúmulos abiertos se diferencian de los cúmulos globulares en que sus estrellas son menos numerosas y están más esparcidas, pero están unidas por gravedad. Sin embargo los cúmulos globulares se forman de la misma nube molecular, de otra forma los abiertos se forman capturando estrellas a medida que pasa el tiempo.

Entre los cúmulos abiertos más conocidos tenemos a M45, situado en la constelación de Tauro y comunmente conocido como el cúmulo de la Pléyades. M41 fue descubierto por Giovanni Batista Hodierna antes de 1654 y redescubierto de forma independiente por Guillaume Le Gentil en 1749. Fue quizá observado por Aristóteles aproximadamente en el año 325 antes de Cristo.

✨NGC 6752 por Rolf Olsen

Jueves 10 de Noviembre de 2016




NGC 6752 se encuentra a aproximadamente 13.000 años luz de distancia en la constelación septentrional del Pavo. Es el tercer cúmulo globular más brillante en el cielo después de Omega Centauri y 47 Tucanae. "Esta imagen fue tomada bajo una luna iluminada al 94% y tuve que luchar con algunos gradientes fuertes pero el resultado final demostró ser mucho mejor de lo que podría esperar" Dice Rolf en su página web. Se trata de una imágen de aproximadamente del 80% del cuadro completo, hubo una desagradable reflexión de la Luna cerca de la parte superior por lo que se requirió una ligera rectificación. A pesar de la presencia de la luna se pueden ver incluso un puñado de débiles galaxias de fondo, puedes detectarlas?.

NGC 6752  yace por el halo de nuestra galaxia, la Vía Láctea. Con más de 10 mil millones de años de edad,  NGC 6752 contiene más de 100 mil estrellas en una esfera de unos 100 años luz de diámetro. Las exploraciones telescópicas de NGC 6752 han encontrado que una parte considerable de las estrellas que hay cerca del núcleo del cúmulo son sistemas estelares múltiples. También revelan la presencia de estrellas jóvenes azules, es decir, estrellas que parecen ser demasiado jóvenes y masivas para existir en un cúmulo donde se espera que todas las estrellas sean menos de dos veces más antiguas que el Sol. Se cree que éstas se formaron por fusiones y colisiones en el denso entorno estelar del núcleo del cúmulo. Esta imagen también muestra las antiguas estrellas gigantes rojas del cúmulo en tonalidades amarillentas.



Crédito:     Rolf Olsen

✨El deslumbrante cúmulo R136

Lunes 31 de Octubre de 2016




En el centro de la región de formación estelar 30 Doradus hay un cúmulo enorme que contiene algunas de las estrellas más grandes, calientes y masivas conocidas. Estas estrellas, denominadas en conjunto el cúmulo estelar R136, fueron captadas en luz visible en la fotografía hecha por la Wide Field Camera 3 del Telescopio Espacial Hubble. Las nubes de gas y de polvo de 30 Doradus, también conocida como en la nebulosa de la Tarántula, han sido esculpidas en formas alargadas por los fuertes vientos y la radiación ultravioleta procedente de estas estrellas calientes del cúmulo.

La nebulosa 30 Doradus se encuentra dentro de la galaxia vecina conocida como la Gran Nube de Magallanes y está tan sólo a 170.000 años luz de distancia de la Tierra.