Nuevo!! Universo Mágico premia la calidad de los astrofotografos mediante un Reconocimiento a su labor.

✨Los aficionados ya pueden escribir sobre astronomía. Date de alta como Autor en Universo Mágico Público.

✨Comunidades de Astronomía en Google Plus: Universo Mágico - Astronomy Lab - Space Roads - Space World - Astronomy Station

✨Grupos de Astronomía en en Facebook: Astronomy & Space Exploration - Universo Mágico - Big Bang


Mostrando entradas con la etiqueta Nubes oscuras. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Nubes oscuras. Mostrar todas las entradas

✨Sh2-108 por Lóránd Fényes

Domingo 15 de Abril de 2018



La constelación del Cisne está repleta de objetos, de cuya existencia sabemos gracias a los astrofotógrafos que se centran en una pequeña porción de la nube molecular. Lóránd Fényes nos muestra uno de éstos casos, en el que una imagen en primer plano se centra en Sh2-108 ó Sharpless 108, una pequeña porción de la región HII de formación estelar IC 1318, ubicada en el Cisne. Sh2-108 se sitúa a una distancia de 1.500 años luz de la Tierra en el plano del disco de la Vía Láctea. El Cisne está iluminado por varias estrellas masivas muy luminosas, Vega, Sadr y Deneb son un claro ejemplo. La radiación de éstas estrellas son las que iluminan todas las nebulosas brillantes y por contraste muestran las nebulosas oscuras que se interponen entre ellas y el observador, las podemos ver en la parte inferior central de la imagen adaptada (superior). Densas nubes de polvo oscuro que esconden en su interior  estrellas jóvenes y calientes, además de protoestrellas, futuras estrellas en proceso de formación.



En su página web Lóránd explica como ha tomado y procesado las exposiciones para conseguir el resultado final mostrado aquí: "Tomé mucho tiempo para éste objeto, en 2012 hice las primeras exposiciones de la región Hattyú Sadr con algunas nubes oscuras. Pero fue en 2016 cuando dispuse de los equipos adecuados y las condiciones climáticas favorables. Se procesaron las exposiciones provistas de filtro de dos cámaras, una Canon 1200D adaptada tomó imágenes en RGB, mientras que para los rangos de luz hidrógeno alfa, Oxígeno III y Azufre II, utilicé una cámara refrigerada CCD, dando como resultado la imagen en color RGB + Ha, OIII y SII". Muy cerca del campo de visión está la Nebulosa Creciente y el Triángulos de Verano, la supergigante estrella Deneb está situada en uno de sus vértices a 1.425 años luz del Sol, siendo una de las estrellas más luminosas de nuestra galaxia. También encontramos el sistema estelar binario Albireo, compuesto por una gigante luminosa naranja y una estrellas blanco azulada en fase de secuencia principal. Detalles técnicos.

Crédito:   Lóránd Fényes / Pleiades Galériák

Sh2-108     RA = 20:20:39.3     DEC = +39:37:52     Simbad 

 Comentar / Comment 

✨La nebulosa oscura LDN 483

Jueves 25 de Enero de 2018



En esta imagen parece que faltan algunas estrellas. El hueco negro en este hermoso y brillante campo de estrellas no es una brecha, sino más bien una región del espacio obstruida por gas y polvo. Esta nube oscura se llama LDN 483 (Lynds Dark Nebula 483). Estas nubes son los lugares en los que nacen futuras estrellas. El instrumento Wide Field Imager, instalado en el telescopio MPG/ESO de 2,2 metros en el Observatorio La Silla de ESO, captó esta imagen de LDN 483 y sus alrededores. Se encuentra a unos 700 años luz de distancia de la Tierra, ubicada en la constelación de La Serpiente. La nube contiene suficiente material polvoriento como para bloquear completamente la luz visible de las estrellas del fondo. Las nubes moleculares especialmente densas como LDN 483, se califican como nebulosas oscuras debido a esta capacidad para oscurecer el medio. La aparente naturaleza carente de estrellas de LDN 483 y nebulosas similares, podría hacernos pensar que son lugares en los que las estrellas no pueden nacer y desarrollarse. Pero en realidad, es precisamente lo contrario, las nebulosas oscuras son los entornos más fértiles para la formación de estrellas. Enterrados en el denso interior de LDN 483, los astrónomos que estudian la formación de estrellas en la nebulosa, han descubierto algunos de los tipos observables de estrellas bebés más jóvenes. Podríamos pensar en estas estrellas como en estrellas en gestación en el interior del útero, ya que técnicamente aún no han nacido.

En esta primera etapa de desarrollo, la futura estrella no es más que una bola de gas y polvo contrayéndose bajo la fuerza de gravedad dentro de la nube molecular circundante. La protoestrella sigue siendo bastante fría, unos 250 grados Celsius, y brilla sólo en las largas longitudes de onda de luz submilimétricas. Aunque la temperatura y la presión están empezando a aumentar en el núcleo de la estrella naciente. Este primer período de crecimiento de la estrella dura unos pocos miles de años, una cantidad asombrosamente corta de tiempo en términos astronómicos, dado que las estrellas suelen vivir millones o miles de millones de años. En las siguientes etapas, en el transcurso de varios millones de años, la protoestrella crecerá calentándose y haciéndose más densa. Por el camino, su emisión irá aumentando de rango de energía, de ser un objeto frío, observable principalmente en el rango del infrarrojo lejano, pasará por el infrarrojo cercano y finalmente, será observable en el rango óptico de la luz. La protoestrella, antes débil, se convertirá entonces en una luminosa estrella. Cada vez más estrellas emergen de las oscuras profundidades de LDN 483, de manera que paulatinamente, la nebulosa oscura se dispersará y perderá su opacidad. Las estrellas del fondo desaparecidas que actualmente están ocultas, serán entonces visibles, pero sólo después del paso de millones de años, y probablemente se verán eclipsadas por el intenso brillo de las jóvenes estrellas jnacidas en la nube.

 Fotografía Original 
 Imagen Ampliable 

Crédito:   ESO

LDN 483     RA = 18:17:35.0     DEC = -04:39:48     Mag = /     Simbad 

✨Un agujero en el cielo

Sábado 16 de Septiembre de 2017




En lugar de mostrar objetos espectaculares, algunas de las imágenes más sorprendentes del Universo se centran en el vacío. Esta nueva imagen del telescopio MPG/ESO de 2,2 metros muestra tentáculos oscuros girando hacia el exterior desde un espacio oscuro en el centro de la imagen, especialmente visible contra el denso salpicado de oro brillante y estrellas rojas en el resto de la imagen. Esta región no es un agujero en el cosmos, o un remiendo vacío del cielo. Los carriles oscuros están hechos de polvo espeso y opaco que se encuentra entre nosotros y el campo repleto de estrellas detrás de él. Este polvo oscuro forma parte de una oscura nube molecular, áreas frías y densas donde grandes cantidades de polvo y gas molecular se mezclan y bloquean la luz visible emitida por estrellas más distantes. Aún no está claro cómo se forman estas nubes, pero se piensa que son las primeras etapas de la nueva formación estelar; en el futuro, el oscuro objeto de esta imagen puede colapsar hacia el interior sobre sí mismo para formar un nuevo sistema estelar.

La nube protagonista de la imagen es un residente bastante anónimo del universo cercano catalogado como LDN1774, uno de los ejemplos más famosos de una nube molecular oscura es la similar Barnard 68 (Imagen de abajo). 



Barnard 68 se encuentra a unos 500 años luz de distancia de nosotros y ha sido observada detenidamente usando telescopios de ESO, tanto en luz visible, como en luz infrarroja. Como se muestra en diferentes imágenes, es posible sondear a través del polvo cósmico oscuro con luz infrarroja, pero las observaciones de luz visible como las mostradas en esta imagen del Very Large Telescope de ESO no pueden ver más allá de la pantalla de "humo negro".


Crédito:    ESO

✨La nube oscura Lupus 4

Lunes 10 de Abril de 2017




La nube oscura de la imagen es una de varias nubes oscuras que se encuentran en un cúmulo de estrellas llamado la asociación Scorpius-Centaurus OB. Una asociación OB es una agrupación relativamente joven con sus estrellas muy dispersas. Las estrellas probablemente tenían un origen común en una gigantesca nube de material. Lupus 4 se encuentra a unos 400 años luz de la Tierra, a caballo entre las constelaciones de El Lobo y Norma. Debido a la asociación y a sus nubes, forman el cúmulo más cercano al Sol, son un objetivo primordial para el estudio de cómo las estrellas crecen juntas antes de partir por caminos separados. Se cree que el Sol, junto con la mayoría de las estrellas de nuestra galaxia, han empezado sus vidas en un ambiente similar. Las primeras descripciones de las nubes de Lupus en la literatura astronómica fueron del astrónomo norteamericano Edward Emerson Barnard en 1927. Lupus 3, vecino a Lupus 4, es la más estudiada, gracias a la presencia de al menos 40 estrellas en proceso de formación que están en la etapa de encender sus hornos nucleares durante los últimos tres millones de años.

La principal fuente de energía en estas estrellas adolescentes, conocidas como estrellas T Tauri, es el calor generado por su contracción gravitacional. Esto contrasta con la fusión de hidrógeno y otros elementos que maduran en el interior de las estrellas. Durante las observaciones de la fría oscuridad del lupus 4 han aparecido sólo unas pocas estrellas T Tauri. Sin embargo la formación de estrellas es prometedora para el cúmulo lupus 4. Hay que tener en cuenta que sólo hacen falta unos pocos millones de años, para que en el núcleo nazcan estrellas T Tauri. Comparando lupus lupus 3 y 4 parece que el primero es mayor que el segundo, debido a que sus contenidos han tenido más tiempo para convertirse en estrellas.

¿Cuántas estrellas podrían finalmente comenzar a brillar dentro del lupus 4? Es difícil de decir, ya que las estimaciones de masas para el lupus 4 varían. Dos estudios están de acuerdo en una cifra de aproximadamente 250 veces la masa del Sol, aunque otro, utilizando un método diferente, llega a una cifra de alrededor de 1.600 masas solares. De cualquier manera, la nube contiene un amplio material para dar lugar a un montón de nuevas estrellas brillantes. Más bien como nubes terrestres dar paso a sol, por lo que también se esta nube oscura cósmica finalmente puede disiparse y dar paso a la luz de las recién nacidas y brillantes estrellas.


Crédito:   ESO