Lo Último

Con la tecla Ctrl presionada, pulsa el signo menos para reducir el tamaño del blog. Date de alta como Autor en Universo Mágico Público.

Comunidades de Google Plus para disfrutar de la Astronomía: Universo Mágico - Astronomy Lab - Space Roads

Colecciones de Google Plus sobre el Universo: Astronomía en fotos - Astronomía en vídeo

✨Espectros desde la ISS

Jueves 29 de Septiembre de 2016



El 10 de agosto de 2015, una vieja Luna y las estrellas de Orión se elevaban sobre el horizonte de levante. La Luna menguante era todavía suficientemente brillante para quedar sobreexpuesta en esta fotografía tomada desde otro gran satélite de la Tierra, la Estación Espacial Internacional. Por encima del limbo nocturno del planeta hay una luminiscencia atmosférica verdosa que perfila la la atmósfera. Sobre el sur de México están las luces de la ciudad y los flashes de tormentas eléctricas. La instantánea muestra también la sorprendente aparición de una extraña forma de rayo en la atmósfera superior, un gran espectro rojo captado en el extremo derecho por encima de un rayo.

Mientras que el movimiento orbital de la Estación Espacial hace que las luces de la ciudad se desdibujen y dejen rastros durante la exposición, el extremadamente breve destello del espectro rojo se ve nítido. Actualmente se sabe que estos espectros están asociados con tormentas eléctricas, pero no se sabe cómo se producen, si afectan al  circuito eléctrico atmosférico global, y si están relacionados con otros fenómenos de la atmósfera superior como los chorros azules o los  resplandores de rayos gama terrestres.



Crédito:    NASA / Expedition 44 

✨R Coronae Australis

Viernes 24 de Abril de 2015


Esta magnífica vista de la zona que rodea a la estrella R Coronae Australis fue creada a partir de imágenes tomadas con el Wide Field Imager (WFI) de ESO en el Observatorio La Silla, en Chile. R Coronae Australis se ubica en el corazón de una región cercana de formación estelar y está rodeada por una delicada nebulosa de reflexión azulada que se encuentra en una enorme nube de polvo. La imagen revela sorprendentes nuevos detalles de esta espectacular área del cielo.

Esta imagen muestra un trozo del cielo que abarca aproximadamente el tamaño de la Luna llena. Esto equivale a unos cuatro años-luz de extensión en el lugar donde se encuentra la nebulosa, ubicada a unos 420 años-luz de distancia, en la constelación de Corona Australis (la Corona Austral). El complejo fue nombrado en honor a la estrella R Coronae Australis, visible en el centro de esta imagen. Es una de las numerosas estrellas en esta zona que se clasifican como muy jóvenes y que varían en brillo, rodeadas aún por las nubes de gas y polvo de donde se formaron.

La intensa radiación que se desprende de estas estrellas jóvenes y calientes interactúa con el gas que las rodea y es reflejada o re-emitida en diferentes longitudes de onda. Estos procesos complejos, determinados por la física del medio interestelar y las propiedades de las estrellas, son responsables de los magníficos colores de la nebulosa. La nubosidad celeste que se observa en esta imagen se debe mayormente al reflejo de la luz de la estrella en pequeñas partículas de polvo. Las estrellas jóvenes en el complejo R Coronae Australis poseen masas similares al Sol y no emiten suficiente luz ultravioleta como para ionizar una parte importante del hidrógeno que las rodea. Esto significa que la nube no brilla con el característico color rojo que se observa en varias zonas de formación estelar.

La enorme nube de polvo que envuelve a la nebulosa de reflexión se aprecia en esta imagen con un nivel de detalle impresionante. Los colores sutiles y variadas texturas de las nubes de polvo hacen que esta imagen parezca una pintura impresionista. Un sendero oscuro y prominente cruza la imagen desde el centro hasta la parte inferior izquierda. Aquí, la luz visible emitida por las estrellas que se están formando dentro de la nube es completamente absorbida por el polvo. Estos objetos sólo pueden ser observados en longitudes de onda más largas, usando una cámara capaz de detectar la radiación infrarroja.

La propia R Coronae Australis no es observable a simple vista, pero la diminuta constelación con forma de corona donde se encuentra es fácilmente detectable desde los sitios oscuros, debido a su proximidad en el cielo a la gran constelación de Sagitario y a las nubes ricas en estrellas hacia el centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea.


Crédito: ESO

✨Región de formación estelar Gum 41

Miércoles 28 de Septiembre de 2016



Esta nueva imagen, obtenida desde el Observatorio La Silla de ESO, en Chile, nos muestra una nube de hidrógeno llamada Gum 41. En el centro de esta poco conocida nebulosa vemos cómo las estrellas jóvenes calientes lanzan su energética radiación, haciendo que el hidrógeno de su entorno brille con esa característica tonalidad rojiza. Esta zona del cielo austral, en la constelación del Centauro, alberga numerosas nebulosas brillantes, cada una de ellas asociada a estrellas calientes recién nacidas formadas a partir de nubes de hidrógeno. La intensa radiación de las estrellas recién nacidas excita los restos de hidrógeno del entorno, haciendo que el gas brille en tonos rojizos, típicos de zonas de formación estelar. Otro ejemplo famoso de este fenómeno es la Nebulosa de la Laguna (eso0936), una enorme nube que refulge en tonos escarlata muy similares. La nebulosa de esta imagen se encuentra a unos 7.300 años luz de la Tierra. El astrónomo australiano Colin Gum la descubrió analizando fotografías tomadas desde el Observatorio de Monte Stromlo, cerca de Canberra, y la incluyó en su catálogo de 84 nebulosas de emisión, publicado en 1955.

Gum 41 es, en realidad, una pequeña parte de una estructura mayor llamada Nebulosa de Lambda Centauri, también conocida con el exótico nombre de Nebulosa del Pollo Corredor, esta otra nebulosa fue el tema abordado en la nota eso1135. Gum, el descubridor de ésta nebulosa, falleció en Suiza en 1960, con tan sólo 36 años, en un trágico accidente de esquí. En esta imagen de Gum 41, las nubes parecen ser bastante gruesas y brillantes, pero es una apariencia engañosa. Si un hipotético viajero humano pudiese llegar hasta esta nebulosa y la atravesara, es muy probable que no la percibiera, incluso a distancias reducidas, porque es demasiado débil para que el ojo humano pueda detectarla. Esto nos ayuda a explicar por qué este enorme objeto ha tenido que esperar hasta mediados del siglo XX para ser descubierto. Su luz se expande débilmente y el resplandor rojizo no puede detectarse adecuadamente en el rango óptico.

Este nuevo retrato de Gum 41, probablemente uno de los mejores realizados hasta ahora de este esquivo objeto, se ha creado utilizando datos del instrumento WFI (Wide Field Imager) instalado en el telescopio MPG/ESO de 2,2 metros, en el Observatorio de La Silla, en Chile. Es una combinación de imágenes tomadas con filtro azul, verde y rojo, mezcladas a su vez con una imagen tomada utilizando un filtro especial, diseñado para captar el brillo rojizo del hidrógeno.



Crédito:   ESO 

✨La Nebulosa del Águila y los pilares de la creación

Martes 27 de Septiembre de 2016



En ésta ocasión Terry Hancock nos envía uno de sus últimos trabajos, no duden en visitar su página web DownUnder Observatory. La incandescencia de la Nebulosa del Águila se une con intrincadas callejuelas oscuras, glóbulos, y enormes nubes de polvo que envuelven la formación de estrellas en curso, que las oculta de la visión directa. Las estructuras oscuras que destacan son los llamados "pilares de la creación", tres largos dedos de gas y polvo oscuro de casi diez años luz de longitud. Los pilares son un laboratorio para el estudio de la formación de estrellas y se han examinado intensamente por los astrónomos en los espectros visible, infrarrojo y longitudes de onda ultravioleta. Dentro de los pilares existen las regiones llamadas evaporación de glóbulos gaseosos ó (huevos) que son mucho más pequeños, más calientes y más densos, algunos de los cuales contienen sólo unas pocas masas solares. Los huevos residen en la zona cero de la formación de estrellas, aunque son difíciles de ver porque permanecen ocultos debido a capas de polvo oscuro, éstos huvos se están transformando en estrellas en el momento de la ignición. Los huevos situados cerca de las estrellas brillantes son alargados azotados por los vientos estelares y las partículas cargadas en lo que parecen ser las escuelas de renacuajos estelares.

Las estrellas dentro de la Nebulosa del Águila parecen estar en un estado intermedio. Las estrellas dentro de los Pilares y otras regiones permanecen ocultas por polvo, mientras que un grupo de unas 400 nuevas estrellas aparece claramente en una sección más transparente de la nebulosa. La mayor de estas estrellas tiene una masa unas 80 veces la de nuestro Sol y la luminosidad de quizás un millón de soles. La agrupación se formó hace sólo de 2 a 5 millones de años. La nebulosa en sí es sólo un poco mayor La luz que vemos de la Nebulosa del Águila y sus estrellas asociadas comenzó hace unos 7.000 años, pero algunos astrónomos sospechan que los pilares de la creación pueden ya haber sido borradas cuando una joven estrella masiva dentro de la nebulosa detonó como una supernova. El telescopio espacial Spitzer detectó evidencia de un parche de gas caliente cerca de los pilares que pueden haber sido causados ??por un evento similar hace unos 8.000 años. El tiempo de exposición fue de 2.1 horas. Detalles Técnicos.



✨Galaxias en el Río

Lunes 26 de Septiembre de 2016



Las grandes galaxias crecen consumiendo las pequeñas. Las galaxias, incluso, practican el canibalismo galáctico absorbiendo pequeñas galaxias que se acercan demasiado y son capturadas por la gravedad de las grandes. De hecho, es una práctica habitual en el Universo como se ilustra en esta pareja de galaxias en interacción que hay en la orilla de la constelación meridional de Eridanus, el Río. La gran espiral NGC 1532, situada a más de 50 millones de años luz de distancia, se ve envuelta en una lucha gravitatoria con la galaxia enana NGC 1531 (a la derecha del centro), una lucha que, a la larga, perderá la galaxia más pequeña. La espiral NGC 1532, que se ve de lado, abarca unos 100.000 años luz de diámetro. Se cree que la pareja NGC 1532/1531, que se ve en esta imagen, es similar al sistema de espirales conocido como M51.



Crédito:    CEDIC Team - Processing: Markus Blauensteiner 

✨La burbuja creciente de Cygnus

Domingo 25 de Septiembre de 2016



Estas nubes de gas y de polvo navegan por los ricos campos de estrellas que hay en el plano de la Vía Láctea en la constelación Cygnus. La fotografía de telescopio muestra la nebulosa Burbuja de Jabón (abajo a la izquierda) y la nebulosa Creciente (arriba a la derecha). Las dos se formaron durante la fase final de la vida de una estrella. La Creciente, también conocida como NGC 6888, se formó cuando la brillante y masiva estrella central de Wolf-Rayet, WR 136, perdió su envoltorio exterior debido a un fuerte viento estelar. WR 136 quema combustible a un ritmo prodigioso y se encamina hacia el final de una vida corta que acabará en una explosión de supernova.

La recientemente descubierta nebulosa Burbuja de Jabón es seguramente una nebulosa planetaria, es decir, la mortaja final de una estrella de poca masa y larga vida, similar al Sol, destinada a convertirse en una enana blanca que se enfría lentamente. Las dos nebulosas se encuentran a unos 5.000 años luz de distancia, la nebulosa Creciente es más grande y mide unos 25 años luz de diámetro.



Crédito:    Ivan Eder