Lo Último

Con la tecla Ctrl presionada, pulsa el signo menos para reducir el tamaño del blog. Date de alta como Autor en Universo Mágico Público.

Nuevo! si eres profesional de la astronomía, regístrate como autor en Astrophotographers. Estrenamos Blog!!

Comunidades de Google Plus para disfrutar de la Astronomía: Universo Mágico - Astronomy Lab - Space Roads, y en Facebook: Atrophotographers y Universo Mágico

Colecciones de Google Plus sobre el Universo: Astronomía en fotos - Astronomía en vídeo

✨Una galaxia pariente de la Vía Láctea

Viernes 20 de Enero de 2017




NGC 2403 es una galaxia espiral de tamaño intermedio parecida a la Vía Láctea, situada a las afueras de nuestro grupo local de galaxias, la podemos encontrar en la zona del cielo que ocupa la constelación Camelopardalis, entre 8 y 10 millones de años luz de distancia de la Tierra. Tiene una morfología similar a M33, la galaxia del Triángulo. Es rica en nuevas regiones de formación de estrellas azules y brillantes, además de muchas regiones HII masivas que se pueden ver en color rosa en sus brazos espirales. Una de las supernovas más brillantes de la época moderna se observó en ésta galaxia en el año 2004. Las regiones HII son numerosas. NGC 2403 mide más de 75.000 años luz de diámetro. Se asocia con el grupo de galaxias M81. Es la primera galaxia más allá del grupo local en la que se encontraron variables Cefeidas, que son estrellas cuya luz brilla intermitentemente y se utilizan como faros cósmicos.

Ésta es una magnífica vista obtenida por Tom Harrison y expuesta en su web Mano Prieto Observatory. Sobre la base de estudios realizados de las fuentes de rayos X existentes en ésta galaxia, se ha sugerido que ha podido haber experimentado recientemente un brote estelar. Esto se contradice, sin embargo, con otros estudios que muestran que la tasa de formación estelar de NGC 2403 es 100 veces menor que la de la M83 y 40 veces menor que la de la M51, así cómo por la presencia en ella de las grandes regiones de formación estelar mencionadas. En NGC 2403 se han observado dos supernovas SN 1954J y SN 2003dj. Fue descubierta por William Herschel en 1788. Detalles técnicos.


Crédito:    Tom Harrison / Mano Prieto Observatory

✨Estrellas azules sobre un fondo de galaxias

Jueves 19 de Enero de 2017




El telescopio VISTA de ESO ha observado el mismo trozo del cielo de manera repetida para acumular lentamente la débil luz de las galaxias más distantes. En total, para crear la imagen, se han combinado más de seis mil exposiciones distintas con un tiempo efectivo total de exposición de 55 horas, tomadas a través de cinco filtros diferentes. Esta imagen del sondeo UltraVISTA es la visión infrarroja del cielo más profunda de su tamaño jamás obtenida. El telescopio VISTA de ESO, ubicado en el observatorio Paranal, en Chile, es el telescopio de sondeo más grande del mundo y, hasta el momento, el más potente en sondeos infrarrojos. Desde el inicio de su operación en el año 2009, la mayor parte de su tiempo de observación se ha dedicado a sondeos públicos, algunos de ellos cubriendo amplias partes de los cielos del sur y otros centrados en partes más pequeñas. El sondeo UltraVISTA se ha dedicado al campo COSMOS, una parte del cielo casi aparentemente vacía que ya ha sido estudiada de manera profunda utilizando otros telescopios, incluido el Telescopio Espacial Hubble. UltraVISTA obtuvo con diferencia, el más profundo de los seis sondeos de VISTA y revela los objetos más débiles de esta zona.

Actualmente se están procesando datos de los sondeos de VISTA,  en total más de 6 terabytes de imágenes, en centros de análisis de datos repartidos por toda Europa, datos que vuelven al archivo de ESO para ponerlos a disposición de los astrónomos de todo el mundo. En un primer vistazo, la imagen de UltraVISTA no parece relevante, se ven unas cuantas estrellas brillantes y esparcidas, algunas más débiles. Pero en realidad, casi todos esos objetos más débiles no son estrellas de la Vía Láctea, sino galaxias muy distantes que contienen, cada una de ellas, miles de millones de estrellas. Ampliando la imagen a pantalla completa, y acercándonos, se revelan numerosas galaxias; la imagen registra, en total, más de 200.000 galaxias. La expansión del universo desplaza la luz de los objetos distantes hacia longitudes de onda más largas, para la luz de las estrellas proveniente de las galaxias más distantes que podemos ver, esto significa que la mayor parte de la luz cae en la parte infrarroja del espectro cuando llega a la Tierra. VISTA, al ser un telescopio infrarrojo de amplio campo, es un instrumento ideal para descubrir galaxias distantes en el universo temprano. Estudiando galaxias en la luz desplazada hacia el rojo a distancias cada vez mayores, los astrónomos también pueden analizar cómo se formaron y cómo evolucionaron las galaxias a lo largo de la historia del cosmos.

Una investigación más detallada de la imagen revela muchos objetos rojizos esparcidos entre las galaxias color crema, más numerosas, estas son en su mayor parte, galaxias muy remotas vistas cuando el universo sólo tenía una pequeña fracción de su edad actual. Estudios iniciales de las imágenes UltraVISTA, combinados con imágenes de otros telescopios, han revelado la presencia de numerosas galaxias que pueden verse cuando el universo tenía menos de mil millones de años,algunas de ellas incluso de épocas anteriores. Pese a que esta imagen de UltraVISTA es la imagen infrarroja más profunda de su tamaño que existe, las observaciones continúan. El resultado final, que llegará en unos pocos años, será significativamente más profundo. Los sondeos son fuentes indispensables para los astrónomos, y ESO ha puesto en marcha un programa para que la rica herencia de VISTA y su compañero en el rango visible, el telescopio de sondeo VST (VLT Survey Telescope), sean accesibles para los astrónomos en las décadas venideras.


Fragmento de la imagen superior:


Crédito:    ESO / UltraVISTA team. Acknowledgement: TERAPIX / CNRS / INSU / CASU 

✨El lago de los Cisnes por Terry Hancock

Miércoles 18 de Enero de 2017




Desde su observatorio en Fremont, Terry Hancock nos regala una de las mejores vistas de campo amplio de la nebulosa del Cisne. Un auténtico espectaculo de luz y color que nada tiene que envidiar a la famosa obra "El lago de los cisnes". De hecho parece que un hermoso cisne está aterrizando en un lago mágico. La nebulosa del Cisne, tembién llamada nebulosa Omega, nebulosa del Calzador, nebulosa de la Langosta, M17 y NGC 6618, es una región HII en la constelación de Sagitario. Fue descubierta por Philippe Loys de Chéseaux en 1745 y Charles Messier la catalogó en 1764 como M17. se encuentra a una distancia entre 5000 y 6000 años luz, y tiene un tamaño de unos 15 años luz de diámetro, estando asociada a una nube molecular de unos 40 años luz de diámetro y una masa de 30000 masas solares. La masa total de la nebulosa Omega se calcula en unas 800 masas solares y es una de las regiones HII más brillantes y masivas de nuestra galaxia. Existe un cúmulo catalogado como NGC 6618, que contiene en su centro varias estrellas masivas. Es la radiación de esas estrellas jóvenes y calientes, las que excitan y hacen brillar los gases de la nebulosa; estudios recientes muestran que éste es uno de los cúmulos más jóvenes conocidos, con una edad que no llega al millón de años.

La nebulosa del Cisne seguramente alberga entre 8.000 y 10.000 estrellas que han nacido en ella, Un tercio de ellas nacieron en el cúmulo NGC 6618. Al sureste de la nebulosa pueden encontrarse también algunas estrellas hipergigantes, del tamaño más grande conocido. Para la composición de ésta imagen se utilizaron un total de 5 horas en 3 noches consecutivas. Se trata de una versión de la paleta de colores del Hubble, con filtro de azufre II asignado al rojo, H-alfa asignado al verde y filtro Oxígeno III asignado al canal azul.

✨Las estrellas jóvenes masivas desencadenan el nacimiento estelar

Martes 17 de Enero de 2017




CW 108 es una región de la Vía Láctea donde las estrellas se están formando activamente a unos 4.000 años luz de la Tierra. Esta es una región compleja que contiene jóvenes cúmulos de estrellas, incluyendo uno que está profundamente embebido en una nube de hidrógeno molecular. Mediante el uso de datos de diferentes telescopios, los astrónomos determinaron que el nacimiento de las estrellas en esta región está siendo desencadenado por el efecto de las estrellas jóvenes masivas cercanas. Esta imagen está compuesta por los datos de rayos X del Telescopio Espacial Chandra (azul) y la emisión infrarroja detectada por el Telescopio Espacial Spitzer (rojo y naranja). Más de 400 fuentes de rayos X se identificaron en las observaciones de Chandra en RCW 108. Aproximadamente el 90% de estas fuentes de rayos X se cree que son parte del cúmulo estelar y no de las estrellas que se encuentran en el campo de visión, ya sea detrás o en frente del mismo. Muchas de las estrellas en RCW 108 están experimentando el violento destello visto en otras jóvenes regiones formadoras de estrellas como la Nebulosa de Orión. El gas y el polvo bloquean gran parte de los rayos X de las estrellas juveniles situadas en el centro de la imagen, explicando la escasez relativa de fuentes detectadas por Chandra en esta parte de la imagen.

Los datos de Spitzer muestran la ubicación del cúmulo de estrellas incrustado, que aparece como el nudo brillante de color rojo y naranja justo a la izquierda del centro de la imagen. Algunas estrellas de un grupo más grande, conocido como NGC 6193, también son visibles en el lado izquierdo de la imagen. Los astrónomos piensan que las nubes densas dentro de RCW 108 están en el proceso de ser destruidas por la radiación intensa que emana de estrellas calientes y masivas en NGC 6193. Tomando en conjunto los datos de Chandra y Spitzer, indican que hay más candidatos a estrellas masivas de lo esperado en varias áreas de esta imagen. Esto sugiere que las diferentes zonas dentro de RCW 108 sufrieron episodios localizados de formación estelar. Los científicos predicen que este tipo de formación estelar es provocada por los efectos de la radiación de las estrellas brillantes y masivas, como las del cúmulo NGC 6193. Esta radiación puede causar que el interior de las nubes de gas en RCW 108 se comprima, conduciendo al colapso gravitacional y la formación de nuevas estrellas.


Crédito:    Rayos X: NASA / CXC / CFA / S.Wolk; IR: NASA / JPL Caltech

✨Estructuras fascinantes en Cefeo

Lunes 16 de Enero de 2017




En Astropics hemos recogido una de esas imágenes fascinantes que a veces regala el Universo, Robert Gendler procesa magistralmente la nebulosa El Tronco del Elefante. IC 1396a es el más destacado y bien estudiado de los numerosos glóbulos montura brillantes dentro del circuito integrado 1396. Los glóbulos montura brillantes y sus primos más evolucionados, los glóbulos cometarios, representan estructuras dinámicas fascinantes formadas por la interacción de las nubes moleculares frías ionizadas por las estrellas calientes. Normalmente, el origen del glóbulo es una estrella de tipo O caliente. La intensa radiación de la estrella evapora el gas de menor densidad. El borde evaporado del gas se ioniza por el flujo ultravioleta de las estrellas formando un borde que brilla intensamente, y que asociamos con muchos de estos glóbulos, incluyendo a IC 1396a. intensos vientos estelares de la estrella ionizante evaporan el gas y el polvo lejos de la cabeza del glóbulo formando la cola, y completando la forma de cometa. Los glóbulos son conocidos por ser el lugar de nacimiento de las estrellas de baja masa. Las estrellas se forman dentro de los glóbulos por el mecanismo conocido como "radiación impulsada por implosión". Este proceso ocurre cuando el flujo ultravioleta de una estrella caliente comprime supervivientes acumulaciones de gas molecular frío, finalmente causan el colapso y la formación del núcleo dentro de las densas nubes compactas. estrellas de masa inferior e intermedia en última instancia, se forman a partir del gas y el polvo compacto dentro de los glóbulos.

Los glóbulos pueden ser considerados modelos a pequeña escala de la formación de estrellas. Las compactas nubes de polvo y gas producen las estrellas en una escala más pequeña, pero por mecanismos similares, las nubes moleculares mucho más grandes, producen estrellas gigantes. Varias estrellas jóvenes y brillantes son visibles en el centro del glóbulo, y una pequeña región HII dentro de una cavidad ahuecada. Dos estrellas jóvenes y brillantes son visibles dentro de la cavidad excavada y se designan LkHa349a y LkHa349c. LkHa349a, la estrella más brillante, es una estrella de tipo F3 masas solares que se cree que han limpiado la cavidad a través de las salidas energéticas durante su fase de protoestrella. Su energía excita la pequeña nube HII y la nebulosa de reflexión de color amarillento dentro de la cavidad. LkHa349c es de 1,5 magnitudes más débil que el componente "a" y se encuentra en una fase evolutiva anterior, ya que todavía posee una característica con un disco de acreción masivo de pre-secuencia principal estelar. En longitudes de onda infrarrojas un enjambre de pre-secuencia principal estelar se manifiesta dentro de el polvo compacto del glóbulo.

La evolución de un glóbulo cometario se produce en dos fases. La primera fase consiste en el colapso, la compresión, y la posterior es el equilibrio de la nube impulsado por fotoionización de su superficie por el flujo ultravioleta de una estrella de tipo B caliente. El colapso se produce con relativa rapidez en un plazo de unos 30.000 años, seguida de una fase transitoria que dura ya unos 100.000 años donde la nube se somete a varias reexpansiones radiales y recompresiones. La segunda fase consiste en la foto-evaporación y la aceleración del material globular lejos de la fuente de ionización que forma la cola del glóbulo. La fase de evaporación puede durar un millón de años más o menos y termina con la disolución del glóbulo. IC 1396a se denomina a veces como vdB 142. Este es el objeto número 142, de los 158 objetos del catálogo de nebulosas de reflexión de Vvan den Bergh, y se refiere sólo a la pequeña nebulosa de reflexión dentro de la compleja "trompa de elefante". vdB142 es la nebulosa de reflexión y se relaciona con la estrella HD239710 tipo B3 proyectada delante del glóbulo. El astrónomo canadiense Sidney van den Bergh publicó un catálogo de 158 nebulosas de reflexión en 1966. Detalles técnicos.

✨Joven, caliente y azul

Domingo 15 de Enero de 2017




El Universo es un antiguo barrio de aproximadamente 13.8 mil millones de años. Nuestra galaxia, la Vía Láctea, también es antigua, algunas de sus estrellas tienen una edad de más de 13 mil millones de años. Sin embargo, todavía hay mucha acción, nuevos objetos se forman y otros son destruidos. En esta imagen, se pueden ver algunos de los recién llegados, las jóvenes estrellas que forman el cúmulo NGC 2547. Pero, cómo son de jóvenes estos objetos cósmicos en realidad? A pesar de lo que sabemos, sus edades exactas siguen siendo inciertas, los astrónomos estiman que en NGC 2547 las estrellas oscilan entre 20 y 35 millones de años. Eso no suena del todo joven, en términos humanos. Sin embargo, nuestro Sol tiene 4600 millones de años de edad y todavía no ha alcanzado la madurez. Eso significa que su edad es como si fuese una persona de 40 años de edad, las estrellas brillantes en la imagen serían como bebés de tres meses de edad.

La mayoría de las estrellas no se forman de manera aislada, sino en ricos cúmulos con tamaños que van desde varias decenas a varios miles de estrellas. Mientras que NGC 2547 contiene muchas estrellas calientes que brillan de color azul brillante, un signo revelador de su juventud, también se puede encontrar una o dos estrellas amarillas o rojas que ya han evolucionado para convertirse en gigantes rojas. Cúmulos abiertos de este tipo por lo general sólo tienen una vida relativamente corta, del orden de varios cientos de millones de años, antes de que se desintegren como sus estrellas componentes se separan. Los cúmulos son objetos clave para los astrónomos que estudian cómo evolucionan las estrellas a través de sus vidas. Los miembros de un cúmulo nacieron del mismo material o al mismo tiempo, haciendo que sea más fácil determinar los efectos de otras propiedades estelares.

El cúmulo de estrellas NGC 2547 se encuentra en la constelación austral de La Vela, a unos 1500 años luz de la Tierra, y es lo suficientemente brillante para ser visto fácilmente con prismáticos. Fue descubierto en 1751 por el astrónomo francés Nicolas-Louis de Lacaille durante una expedición astronómica al Cabo de Buena Esperanza en Sudáfrica, utilizando un pequeño telescopio de menos de dos centímetros de apertura. Entre las estrellas brillantes en esta imagen, se pueden ver muchos otros objetos. Muchas estrellas más débiles o más distantes de la Vía Láctea, pero algunas, aparecen como objetos difusos en la distancia, esas son galaxias, millones de ellas situadas a años luz más allá de las estrellas de primer plano en el campo de visión.


Crédito:    ESO